Las causas son muy diversas, pero una cosa está clara: los vuelos en jets privados no hacen más que aumentar.

La mayoría de los mortales no hemos volado nunca en un jet privado, ni tenemos posibilidades de hacerlo, pues sus precios son muy elevados. Un vuelo desde Mallorca a Paris o Londres ( ida y vuelta ) puede costar cerca de los 30.000 $, y en el avión viajan entre 4 y 6 personas.

Yo creo que la razón fundamental para usar este tipo de vuelos es el ego de las personas, y todos tenemos nuestro propio ego. Después, dependiendo de las posibilidades de cada uno, utiliza la “explicación” que más le conviene para justificar el hecho.

Entiendo que su mayor ventaja es la comodidad y la flexibilidad que ofrecen. Una persona que tenga mucho dinero, con un vuelo privado se desplaza muy cómodamente, sin ninguna pérdida de tiempo, y hoy los jets privados pueden cruzar el Atlántico con total comodidad.

El Covid-19 también ha sido una muy buena excusa, pues con los vuelos privados se elimina la concentración con otras personas y los que los usan pueden decir que esos vuelos son más seguros.

            Foto                Avión privado

El incremento de la demanda de estos vuelos ha sido superior al 20%, y parece que se va a mantener en los próximos años. Hoy las empresas que ofrecen estos aviones tienen “problemas” para conseguir nuevos aviones y poder satisfacer la demanda de vuelos. Bendito problema.

Yo tengo ciertas ideas muy claras sobre su pernicioso efecto medioambiental. Si el volar hoy contamina, el hecho de volar pocas personas contamina más. Y si los vuelos no son imprescindibles, deberíamos de intentar evitarlos.

Solo para vuestra información, según los expertos de Transport & Environment. los aviones privados contaminan 14 veces más por pasajero que los aviones comerciales normales.

Hoy existe la posibilidad técnica de volar con combustibles ecológicos, pero son 5 veces más caros, y son los más pudientes los que mejor podrían abordar su costo. Pero no lo harán si no se produce una cierta presión por parte de las autoridades.

Y no parece que esto vaya a suceder, pues nuestros políticos y dirigentes están más interesados en promover la economía, que en prever el desastre ecológico hacia el que vamos.  Una lástima.

Todos nosotros lo pagaremos.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES