Visitas: 0

Los aerogeneradores se hacen cada día más grandes, y las palas de los mismos ya superan los 100 metros de longitud, por lo que su transporte se hace más difícil cada día.

A modo de ejemplo, la turbina SG 14-222 DD de Siemens Gamesa tiene palas de 108 metros de largo, y ha conseguido generar una potencia de 359 MWh. en 24 horas, y 30 unidades de ellas serían capaz de alimentar de electricidad a una ciudad de tipo medio como Bilbao con cerca de un millón de habitantes.

Y uno de los problemas que tienen este tipo de turbinas es la longitud de sus palas y el transporte desde la fábrica a su lugar de instalación, pues las palas de más de 100 metros de longitud se transportan muy mal por carretera.

Y como cada vez que aparece un “problema” a alguien se le ocurre una solución, en este caso a alguien se le ha ocurrido concebir un avión extra-grande especializado en transportar palas de aerogeneradores de hasta 105 mt. de longitud.

La empresa se llama Radia y al avión lo han llamado WindRunner. Se pueden ver unas fotos más abajo.

           

           

Este avión está en diseño, y si llega a volar dentro de unos años será el más largo del mundo.

Sus datos de diseño son enormes:

  • Envergadura: 117 metros, similar a la de un Boeing 747-8, pero con un fuselaje más ancho y robusto.
  • Longitud: 108,5 metros, comparable a la de un campo de fútbol.
  • Altura: 24 metros, equivalente a un edificio de ocho plantas.
  • Capacidad de carga: 80 toneladas, lo que permite transportar hasta dos palas eólicas de 100 metros de longitud.
  • Bodega de carga: Un espacio diáfano de 105 metros de largo, 8 metros de ancho y 6 metros de alto, especialmente diseñado para acomodar las palas eólicas.
  • Motores: Cuatro motores turbofán de alto rendimiento, que le otorgan una velocidad de crucero de 740 kilómetros por hora.
  • Autonomía: 2.000 kilómetros, suficiente para cubrir grandes distancias y llegar a zonas remotas.
  • Pista de aterrizaje: Puede aterrizar en pistas de tan solo 1.800 metros de longitud, lo que facilita su acceso a lugares con infraestructuras limitadas.

Aunque la empresa ya ha recibido más de 100 millones de dólares de financiación para su proyecto, no está claro que llegue a tener éxito, pues aún está a varios años de que el avión sea certificado y necesitan mucho más dinero para hacerlo volar. Y el nicho de mercado que tienen es muy estrecho.

Se puede ver un vídeo en: https://youtu.be/XMkCKgr59d8

Una alternativa para el envío de alas grandes, es su transporte por mar que podría tener unos costos mucho más bajos.

Les deseo lo mejor a los amigos de Radia.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES