Las nuevas normas de la UE obligarán a los nuevos coches que se vendan a partir del año 2024 a tener un sistema para detectar la fatiga de los conductores al volante.

Se sabe que la mayoría de los accidentes que se producen en la conducción son debidos a errores de los conductores, y la fatiga en la conducción ayuda a que se produzcan muchos de esos errores. Si se elimina la fatiga de la conducción se reducirán los accidentes de manera sensible, y eso es lo que se pretende con la nueva normativa europea.

En la actualidad ya se dispone de muchas “ayudas” a la conducción instaladas en los coches. Se controla la distancia con el vehículo que circula por delante, el mantenimiento del carril durante la marcha, el frenado asistido, etc ….Las ayudas son variadas e irán en aumento para ir acercándose a la conducción más o menos autónoma.

Pero mientras conduzcamos, el tema de la fatiga nos afecta a todos, y cuando ésta se presenta reduce de manera importante nuestra capacidad de reacción, y en consecuencia se generan accidentes con mayor facilidad.

La manera de detectar la fatiga del conductor es mediante sensores colocados en el interior del automóvil que monitorizan nuestra cara ( en especial los ojos ) y nuestros gestos corporales, para observar los signos de cansancio que pueden llegar a generar un accidente.

Al detectar el inicio de signos de fatiga, se avisa al conductor ( avisos sonoros y de otro tipo ) para que detenga el vehículo y descanse. A partir de ahí, le corresponde a él detenerse el tiempo necesario para estar de nuevo en condiciones de conducir.

Y ya hay empresas que ofrecen este tipo de sistemas, y algunos coches de alta gama lo llevan instalado, pero la gran mayoría todavía no.  Y esto cambiará en dos años para el bien de todos.

Aunque no todos lo aceptan de buena gana, en especial por el tema de la privacidad de las personas. Para que esa privacidad sea respetada, la información generada por los sensores se debe de quedar en el coche, y que no se extraiga por nadie salvo necesidad por caso de accidente.

Estos sistemas no tienen porqué ser muy caros, pues se basa en unas pocas cámaras y un ordenador que procese y almacene las imágenes. Las cámaras hoy son muy baratas, y el sistema de procesador no será caro es especial si se fabrican millones de unidades. La fabricación en serie baja los precios muy rápidamente.

Esperemos que además de aparecer en los coches nuevos, se ofrezcan kits para instalarlos en los coches ya en circulación. Es una medida de seguridad a tener muy en cuenta por todos.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Un comentario en «En dos años los nuevos coches detectarán la fatiga de los conductores»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES