Hace pocos días reflexioné sobre nuestra manera de comprar on-line y de como Amazon nos ha llevado a “sentir” que necesitamos recibir nuestras compras con urgencia, aunque no sean en absoluto urgentes. Es la costumbre que hemos adquirido.

Pero siguiendo pensando en el tema, creo que la influencia de Amazon es mucho mayor. De alguna manera nos ha cambiado la vida, en parte para mejor, pero no en todos los casos.

Hoy Amazon es una gran empresa de mucho más de un millón de trabajadores en todo el mundo ( solo en USA trabajan un millón de personas ), y que se extiende por casi todos los países excepto China.

Es una multiplataforma de mercado que ofrece todo tipo de productos, y se compone de muchas empresas, siendo su negocio más floreciente el servicio informático en la nube, pero el más nos influye a todos es el de la venta on-line.

Creo que el enorme desarrollo de Amazon ha sido priorizando la rapidez de las entregas, y para ello ha potenciado la robotización de toda su línea de suministros y distribución. Llegando a comprar empresas de robótica para asegurarse un trato preferente.

Hoy es tan grande que tiene cientos de miles de personas trabajando en otras pequeñas empresas subcontratadas para realizar parte de sus envíos a clientes, y estas empresas deben de aceptar las condiciones que Amazon les impone, sean las condiciones que sean.

Su lugar en el mercado supone más del 50% de la venta on-line y creciendo, y eso hace que todas las empresas intenten imitarla, para conseguir un parte de ese pastel. Y esa imitación, hace que las condiciones laborales de los trabajadores no sean las mejores, pues nadie dispone de los medios robotizados que ellos tienen.

Por lo que he leído, Amazon impone a sus subcontratistas condiciones leoninas para trabajar con ellos, y puede rescindir sus contratos sin aviso previo y sin indicar las causas que lo originan. Se comportan como unos déspotas.

La gran mayoría de los trabajadores de Amazon realizan labores de bajo nivel con lo que sus salarios no son altos, sin ser despreciables, y ello contribuye a la desaparición de la clase media. Algo que vemos suceder en todas partes, pues cada vez los trabajadores son más pobres a pesar de trabajar. Y eso lamentablemente es una tendencia que se extiende por el mundo occidental.

Muchas otras empresas contratan a antiguos directivos de Amazon para que ayuden a cambiar sus esquemas de trabajo, por lo que la manera de trabajr de Amazon se va extendiendo más y más, y ocasiona que unos pocos dominen sobre otros muchos.

Las grandes mega-corporaciones como Amazon no paran de crecer, sin que al parecer nadie les ponga límites, y competir con ellas resulta cada día más difícil, pues los medios de los que disponen superan con mucho a los de otros competidores más pequeños.

No pretendo decir con esto que hay que ser ineficientes y favorecer la ineficiencia, sino que debería de haber ciertos límites al tamaño de las empresas para que no “contaminen” el entorno social. Y hoy no hay ninguno de esos límites.

Como Sociedad debemos de trabajar para que sea más justa, y que nadie se quede descolgado de los beneficios generales. Y Amazon, y otras, no ayudan a ir por ese camino.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES