Lo mismo que existen corrientes de aire que mueven los aerogeneradores y producen energía eléctrica, existen corrientes submarinas que hasta ahora están desaprovechadas. Una de las corrientes marinas más fuertes pasa cerca de la costa de Japón, la llaman Corriente Kuroshio, y allí pretenden aprovecharse de ella.

Las corrientes marinas se originan por las diferencias de salinidad, la rotación terrestre, las diferencias de temperatura, etc …

En los polos parte del agua se congela, pero el hielo que se forma no tiene sal, y el agua restante resulta más salada y más densa, con lo que se va hacia el fondo para a continuación fluir hacia otras zonas próximas al ecuador.

Y algo importante es que estas corrientes oceánicas son bastante estables, aparte de llevar con nosotros muchos miles de años.

Hay que resaltar también que estas corrientes submarinas son cada una más grandes que miles de ríos juntos, y ese movimiento submarino que es bastante constante se puede utilizar para mover unas turbinas colocadas a cierta profundidad ( unos 100 metros por debajo de la superficie.) y producir energía eléctrica.

En Japón han realizado una turbina doble a nivel prototipo que era capaz de generar 100 Kwh., la han tenido operativa bajo el agua durante tres años y medio y los resultados han sido más que positivos. A continuación se puede ver una foto esquemática.

La turbinas se anclan al fondo del mar y se colocan a una profundidad de unos 100 m., con lo que no afectan al tráfico marítimo, ni son perceptibles a la vista, tal y como se indica en la siguiente foto.

La energía generada se lleva por unos cables a tierra, y en caso de necesidad de hacer un mantenimiento, las turbinas pueden ser colocadas en la superficie para trabajar mejor sobre ellas.

La siguiente fase ( fase 2 ) va a ser la de construir un primer sistema operativo con turbinas de 40 metros, que generarán una energía de 2 MWh., para más tarde en la fase tres colocar 100 turbinas dobles que sean capaces de generar 200 MWh. que puedan alimentar a más de 3.000 hogares.

Estas turbinas son más lentas que las eólicas para que afecten menos a las especies marinas, y han de comprobar que el poco ruido que generan no afecte a los cetáceos que pasen por la zona.

Aún queda bastante trabajo por hacer antes de poder decir que es un sistema viable de generación eléctrica sostenible, pero la idea parece muy buena, y totalmente compatible con la generación solar y eólica.

De los estudios realizados sobre la Corriente Kuroshio que pasa por Japón, creen que pueden obtener de ella más de 200 GWh, que es más de la mitad de toda la energía que necesita Japón.

Hay otras corrientes marinas por otras partes del mundo, y es más que probable que se pueda conseguir este tipo de energía en otros lugares, pero para eso sería necesaria una buena cooperación internacional.

El reto energético, al igual que el calentamiento climático, es un fenómeno  mundial. Y así debería ser enfocado para que se resuelva en el menor tiempo posible. Pues precisamente lo que no tenemos es mucho tiempo que perder.

¿ Lo haremos ?   Lo dudo.  Somos demasiad egoístas.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES