En muchas ocasiones he pensado en la urgencia real de las cosas que compramos on-line, porque si miramos un poco a nuestro alrededor podemos ver la enorme cantidad de “ofertas” que nos hacen para que recibamos los productos con la máxima urgencia. En menos de 24 horas.

Esta “moda” la empezó Amazon y todos los demás han seguido la corriente para no perder clientes. Y lo peor es que con el paso del tiempo, nosotros los clientes nos hemos acostumbrado a ello, y lo hemos convertido en una necesidad.

Los sistemas logísticos se han desarrollado y automatizado mucho para hacerlos más eficientes y rápidos, y por lo tanto se han acortado los tiempos de respuesta. Lo cual está muy bien, pero lo que creo que no está tan bien es el ansia que se nos ha creado a los usuarios de tener “al momento” todo lo que pedimos on-line, pues la mayoría de las cosas que compramos no son urgentes en absoluto.

Y el hacer que las cosas no urgentes pasen a serlo, supone tensionar toda la cadena de suministro sin una necesidad real.

Cuando la gente trabaja con urgencia lo hace peor y se generan más accidentes. Por no hablar de los casos de conductores de Amazon en USA que tenían que orinar en una botella para no perder tiempo bajando de su camioneta.

Cuando se entregan los paquetes con urgencia no hay tiempo para agruparlos por zonas de envío, y por lo tanto los transportes son más ineficientes. Se gana velocidad perdiendo eficiencia, por no hablar de la contaminación innecesaria que generamos.

Con urgencias somos más infelices, en especial los que están más sometidos a la presión de la misma.

Y lo peor de todo es que en un gran número de los casos ( en la mayoría ) es una urgencia que nos autoimponemos. Una necesidad ficticia que nos hemos creado.

Queridos amigos, si queremos tener una vida un poco más sostenible, con mayor calidad de vida, y sin presiones innecesarias para las personas que trabajan realizando las entregas, deberíamos de pensar un poco antes de solicitar algo con una entrega en las próximas 24 horas.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES