Visitas: 0

Desde hace muchos años se están realizando intentos de eliminar una parte del CO2 existente en la atmósfera como una herramienta más para combatir la Crisis Climática en la que nos encontramos.

Existen diferentes métodos que lo consiguen, pero todavía son costosos y las plantas en operación son pequeñas y a nivel experimental. Una novedad en este campo es que se ha construido la planta de este tipo más grande hasta el momento, es un proyecto de la empresa suiza Climeworks, la planta está en Islandia y se espera que comience a ser operativa en breve.

La planta, llamada Mammooth, utiliza energía renovable de las fuentes geotérmicas locales, lo que la hace una solución sostenible desde el punto de vista energético, y cuando esté totalmente operativa eliminará 36.000 toneladas de CO2 de la atmósfera, que es como una gota en el mar de CO2 que tenemos en la atmósfera. Pero todas las gotas son importantes para intentar reducir el problema al que nos enfrentamos.

La eliminación directa del CO2 del aire, conocida como captura directa de aire (DAC, por sus siglas en inglés), es una de las estrategias emergentes que promete ayudar a mitigar este problema. Aunque existen diferentes métodos que consiguen esta eliminación, la mayoría todavía son costosos y las plantas en operación son pequeñas y a nivel experimental.

El proceso de Captura y Almacenamiento de CO2 en esta planta es el siguiente:

. Extracción de aire: La planta extrae aire ambiente utilizando grandes ventiladores.

. Filtros de Alta Capacidad: El aire es forzado a pasar por filtros especializados que absorben el CO2. Estos filtros están diseñados para ser más eficientes y duraderos, aumentando la capacidad de captura de la planta.

. Compresión: Una vez que los filtros están saturados de CO2, se calientan para liberar el gas, que luego se comprime y se prepara para el almacenamiento.

. Inyección Subterránea: El CO2 comprimido se mezcla con agua y se inyecta en formaciones de basalto subterráneas, donde se mineraliza y se convierte en roca sólida en un proceso natural acelerado por la tecnología de Carbfix.

A continuación, se puede ver una foto de la planta

            Foto    Mammoth

El desarrollo de la planta Mammoth y otras similares es un componente crucial de un enfoque multifacético para abordar el cambio climático. Junto con la reducción de emisiones, la adopción de energías renovables y otras tecnologías de captura de carbono, la captura directa de aire puede desempeñar un papel vital para ayudar a la reducción de los niveles de CO2 atmosférico.

Pero el problema es la escalabilidad a nivel global. Para tener un impacto significativo en las emisiones globales de CO2, se necesitarían miles de plantas como ésta operando en todo el mundo. Esto implica no solo la construcción de las plantas, sino también el desarrollo de infraestructura para el almacenamiento seguro y a largo plazo del CO2 capturado.

Estas tecnologías de eliminación de CO2 también se pueden aplicar a otros procesos industriales actuales, y hacer que pasen a ser más sostenibles, pero el problema es el costo, y por eso todavía no se están aplicando de una manera más extensa.

No podemos olvidar nunca que el paso más importante es el de dejar de contaminar cuanto antes, pero todo lo que se consiga reducir la contaminación que generamos también es importante, y hay que intentar implementarlo cuanto antes.

La verdad es que el reto que tenemos por delante es enorme, y no se debería descartar cualquier acción que pueda ayudar a que nuestra sociedad sea más sostenible.  

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES