Después de más de 10 años en el desarrollo de un sistema de conducción autónoma para los coches, y de haber invertido muchas decenas de miles de millones en trabajos de desarrollo, de prototipos, y de realizar millones de millas con los coches, las empresas líderes en este campo ( Waymo y Cruise ) todavía están realizando servicios muy localizados de taxis en algunas ciudades, y con una supervisión muy cercana de controladores a distancia para resolver los posibles problemas.

Como resumen se puede decir que las empresas han realizado un esfuerzo enorme tanto humano como económico, con resultados todavía muy limitados.

Y hay otras muchas empresas por todo el mundo trabajando también en este campo, y que van por detrás de ellas. Por lo que la conducción autónoma por ciudades y carreteras de momento parece bastante lejos de la realidad.

Pero en cambio, han surgido nuevas empresas que pretenden hacerse con un hueco en este mercado, y tienen un enfoque diferente a la hora de desarrollar el sistema de conducción. Lo hacen basadas en la Inteligencia Artificial

A esta nueva aproximación la llaman:  AV2.0  y se basa en el aprendizaje reforzado que tantos éxitos ha proporcionado a la IA para competir en diversos tipos de juegos ( Go y Ajedrez entre otros ), y superar expectativas partiendo de cero y proporcionando apenas una serie de “normas” a la máquina.

Hay varias empresas siguiendo este camino ( Waive, Ghost, Waabi, Autobrains, etc … ) con la esperanza de que usando unas tecnologías más inteligentes puedan alcanzar e incluso superar a las empresas líderes actuales.

Estas nuevas empresas de AV2.0 no usan los mapas en HD ( Alta Definición ) para ayudar a sus coches, sino que se basan en el GPS y los sensores del coche, y la IA con todos los datos que recibe va aprendiendo a interpretar las carreteras. Lo digo de manera sencilla, pero el sistema informático en el que se basan es muy ci¡omplejo.

Según ellos, les costará algo más arrancar en los inicios, pero después esperan evolucionar pasando fácilmente de unas ciudades a otras, porque su sistema aprende por sí mismo.

Es cierto que cuando una empresa empieza a desarrollar un producto utilizando una cierta vía, luego le cuesta cambiar, pues todos somos un poco animales de costumbres.

Pero me cuesta creer que con el know-how que tiene Google en el tema de la IA, no haya visto que esa nueva vía podría acortar sus desarrollos de conducción autónoma. Estoy convencido de que no son nada tontos.

Estas nuevas empresas están de momento realizando simulaciones de sus desarrollos usando el camino del AV2.0, y aún están bastante lejos de poner coches en circulación, que es cuando se toma contacto con la dura realidad.

El tiempo, como siempre, será el juez que nos muestre cual era el camino más adecuado. Pero por supuesto les deseo lo mejor a todos ellos.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES