Tengo que reconocer que en muchas ocasiones siento desesperanza cuando veo como evoluciona la Crisis Climática en la que estamos metidos, y aunque pienso que a mí por mi edad no me afectará mucho, lo siento por mis nietos y otros muchos como ellos.

Y como pase lo que pase dentro de 30 años o más yo no lo veré, tampoco me resigno a perder la esperanza y amargarme lo que me queda de vida. Creo que tenemos que ser positivos, confiar en el género humano ( a pesar de la realidad actual ), y no perder la esperanza de que las cosas pueden cambiar a mejor.

No se trata de ser un tonto optimista, sino más bien en ver la realidad enfocándose en las cosas positivas. Porque en las noticias que recibimos predominan las cosas negativas, ya que son las que mejor se venden, y pueden nublar nuestro pensamiento.

Pensar en positivo no es fácil, y hay que hacer un relativo esfuerzo para lograrlo. Pero debemos de pensar que quien no tiene esperanza acaba amargado, y esa es una manera de vivir mal.

Para mantener la esperanza supone pararse a pensar, y mantener una perspectiva positiva de todo lo que nos rodea. La tecnología de las energías renovables se está volviendo cada vez más asequible y eficiente, y hay un movimiento global creciente de personas que exigen un cambio.

Es fácil sentirse abrumado por la magnitud de la Crisis Climática, pero es importante recordar que no puedes controlarlo todo. En cambio, concéntrate en las cosas que puedes cambiar, como tus propias acciones y las de las personas que te rodean. E intenta transmitir lo que piensas a la gente más próxima a ti.

Es importante reconocer y celebrar el progreso que se está logrando para combatir el cambio climático, y las nuevas empresas, proyectos y productos que surgen al mercado. Esto puede ayudarte a mantenerte motivado y con esperanza para el futuro.

Insisto en que no se trata de ser un optimista ciego, sino un optimista informado y con la esperanza de que las cosas pueden mejorar. Y continuar poniendo nuestra gotita de agua en el inmenso mar que se necesita, para intentar ser lo más felices posible.

Os deseo lo mejor. Pero sobre todo que seáis unos optimistas, informados y felices.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES