La decisión, que fue tomada por la Comisión de Servicios Públicos de California con 3 votos a favor y 1 en contra, es un paso importante en la normalización de la tecnología de conducción autónoma en las ciudades.

Los taxis autónomos han estado en pruebas en San Francisco durante varios años, pero hasta ahora sólo podían operar durante el día y en áreas designadas. La nueva normativa permite que los taxis autónomos operen en cualquier momento y en cualquier lugar de la ciudad.

La decisión ha sido recibida con reacciones mixtas. Algunos han celebrado la llegada de los taxis autónomos, que creen que mejorarán la seguridad del transporte y reducirán la congestión del tráfico. Otros han expresado su preocupación por la seguridad de los taxis autónomos y por el impacto que tendrán en el empleo.

Sólo el tiempo dirá cómo afectarán los taxis autónomos a San Francisco. Sin embargo, es seguro decir que esta tecnología tiene el potencial de revolucionar la forma en que nos movemos por la ciudad.

Los que más contentos están son las empresas Waymo y Cruise, que son las que han recibido la aprobación para funcionar con sus coches sin limitaciones de horarios.

Ha habido quejas que se oponían a esta decisión por los inconvenientes y riesgos de este tipo de vehículos, y aunque si han generado algunos atascos por diversas causas, no es menos cierto que sus accidentes han sido mucho menores que los cometidos por los conductores al volante de sus coches.

Nadie tiene muy claro el futuro de los taxis autónomos, y en ese camino tanto Waymo como Cruise han invertido muchos años de trabajo y muchos billones de dólares.

Sin embargo, es seguro decir que esta tecnología tiene el potencial de revolucionar la forma en que nos movemos por la ciudad. Y a medida que la tecnología continúe desarrollándose y los costos disminuyan, es probable que los taxis autónomos se vuelvan más populares, y se utilicen en más ciudades.

Según datos aportados por Waymo, dicen tener una lista de espera de 100.000 personas que desean ir a San Francisco para probar sus servicios de taxi autónomo.

Estos vehículos pueden ayudar a la reducción de accidentes en las ciudades, pues su sistema de conducción no tiene despistes como los humanos, pero está claro que puede dejar fuera del mercado a los servicios de taxi con conductor.

Casi todas las tecnologías ayudan en unas cosas y perjudican en otras, y hemos de ser rápidos para reaccionar, porque con el tiempo se acaban imponiendo.

Si yo fuese una persona joven tendría claro que el oficio de taxista tiene un futuro bastante incierto.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES