Desde hace algún tiempo las autoridades de algunos países están madurando las futuras normas a aplicar a los coches autónomos, porque ya hay unos cuantos miles funcionando y no está claramente definida la responsabilidad última en el caso de accidente.

En un coche funcionando de manera autónoma, el “conductor” solo es un “usuario” que se sienta en la parte frontal del coche, pero no toma decisiones en la conducción del vehículo.

En caso de producirse un accidente, parece que el responsable último debería ser la empresa que aporta el sistema de conducción. Pero el dueño puede ser también parcialmente responsable con el mantenimiento que haga del vehículo. Un mantenimiento deficiente puede afectar a los diversos sensores y por lo tanto al sistema de conducción.

En la actualidad no hay ningún coche absolutamente autónomo que llegue al Nivel 5 de conducción autónoma. Los de Waymo llegan al Nivel 4 y tienen una persona que controla a distancia los recorridos que realizan.

Aunque todavía no hay normativa legal al respecto, en algunos países están pensando en implementar una para el control automático del carril de circulación o ALKS ( Automated Lane-Keeping Systems ) que ya ofrecen muchos coches, indicando que el conductor debe de estar preparado para tomar el control del coche en menos de 10 segundos de recibir el aviso del sistema del coche.

Hoy por hoy el conductor es el responsable final en caso de accidente, y no veo claro como y cuando vaya a cambiar. Estamos a muchos años del coche totalmente autónomo, pero cerca de muchas ayudas a la conducción.

El “problema” es traspasar la responsabilidad del conductor a un fabricante que no sabe lo que puede llegar a hacer el dueño de un vehículo. Y más todavía después de ver las insensateces que hacen algunos dueños de Tesla jugando a los video-juegos mientras van al volante de su coche.

Tengo muy serias dudas de ningún fabricante asuma nunca la responsabilidad de lo que llegue a hacer una persona que compre uno de sus coches. Nos guste o no, somos responsables de las “cosas” que tenemos y de lo que hacemos con ellas.

Y no podemos olvidar que los coches pueden matar gente. Y más si están gestionados por una persona irresponsable.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES