Un fenómeno apenas conocido por el mundo adelante es la revolución silenciosa que se está produciendo en China con el enorme auge de los coches eléctricos pequeños y baratos.

Mientras el mundo occidental se concentra en los grandes fabricantes de coches eléctricos y sus modelos de alta gama que son los que les aportan mayores márgenes y “prestigio”, en China están haciendo justo lo contrario, generando una explosión de coches eléctricos pequeños y baratos, con varias empresas dedicadas a fabricar fundamentalmente a este tipo de modelos, como son: Wuling, Chery, Geely, Great Wall Motors, etc.

Este fenómeno, poco conocido fuera del gigante asiático, tiene el potencial de cambiar el panorama del mercado automovilístico global y afianzar la posición de China como líder indiscutible en la movilidad eléctrica

En China, los coches eléctricos pequeños y baratos, conocidos como “mini EVs”, se han convertido en un éxito rotundo. En 2023, se vendieron más de 1,3 millones de unidades, lo que representa un crecimiento del 70% con respecto al año anterior. Y esta tendencia se ve impulsada por diversos factores:

  • Precios accesibles: Los mini EVs tienen un precio significativamente inferior a los coches eléctricos tradicionales. Algunos modelos se pueden adquirir por bastante menos de 10.000 euros, lo que los hace accesibles a un público mucho más amplio.
  • Adecuados para la vida urbana: Estos coches son pequeños y ágiles, ideales para la conducción en ciudad. Su tamaño facilita el aparcamiento y la maniobra en calles estrechas.
  • Bajos costes de mantenimiento: Los motores eléctricos son más simples y requieren menos mantenimiento que los motores de combustión interna. Además, el precio de la electricidad es generalmente inferior al precio del combustible.

En el vídeo inferior se puede ver un modelo de este tipo de coches. Tiene un costo de unos 5.000 euros, una autonomía de hasta 170 Km. con una carga. Ideal para usarlo en una ciudad en el día a día

Son coches sencillos, sin apenas extras, y muy baratos que resuelven muchos de los problemas de la gente, en especial en una ciudad pequeña, que es donde están teniendo más éxito. Pero hay que tener en cuenta que las ciudades pequeñas chinas tienen del orden de 4 millones de personas, y eso supone la venta de muchos coches.

Hemos de tener en cuenta que el auge de los mini EVs no solo beneficia a los consumidores chinos, sino que también tiene importantes repercusiones para el país en su conjunto:

  • Dominio del mercado: China ya es el mayor productor y vendedor de coches eléctricos del mundo. El crecimiento del segmento de mini EVs consolidará aún más su posición dominante en el mercado global.
  • Independencia energética: La reducción de la dependencia del petróleo extranjero es una prioridad para China. Los coches eléctricos contribuyen a este objetivo al ser más eficientes y utilizar una fuente de energía renovable.
  • Liderazgo tecnológico: China está invirtiendo muy fuerte en investigación y desarrollo de tecnología para vehículos eléctricos. Los mini EVs son un campo de pruebas ideal para nuevas tecnologías y soluciones innovadoras.

Y la expansión de los mini EVs chinos casi con toda seguridad puede tener un impacto significativo en el mercado automovilístico global, porque supone:

  • Competencia feroz: Los fabricantes tradicionales de automóviles se enfrentarán a una fuerte competencia por parte de las marcas chinas. Esto podría obligarlos a bajar sus precios y mejorar sus ofertas para competir en el mercado.
  • Democratización del coche eléctrico: Los mini EVs hacen que la movilidad eléctrica sea más accesible para un público más amplio. Esto podría acelerar la adopción de vehículos eléctricos en todo el mundo.
  • Cambio en el diseño: El éxito de los mini EVs podría influir en el diseño de los coches eléctricos del futuro, con un enfoque en la eficiencia, la practicidad y la asequibilidad.

Pero a pesar de las ventajas, el desarrollo de los mini EVs también presenta algunos desafíos que no hay que olvidar:

  • Seguridad: Algunos modelos han sido criticados por su seguridad en caso de accidente. Es necesario mejorar los estándares de seguridad para garantizar la protección de los pasajeros.
  • Calidad: La calidad de algunos mini EVs en general es bastante inferior a la de los coches eléctricos tradicionales. Los fabricantes chinos deben mejorar la calidad de sus productos para competir en el mercado global.
  • Infraestructura de carga: El desarrollo de la infraestructura de carga es crucial para el éxito de la movilidad eléctrica. Los gobiernos y las empresas deben invertir en la instalación de más puntos de carga para facilitar la adopción de coches eléctricos. Y desde luego, China ya lo está haciendo.

En conclusión, la explosión de coches eléctricos pequeños y baratos en China es una tendencia que no debe ser ignorada. Este fenómeno tiene el potencial de transformar el mercado automovilístico global y fortalecer la posición de China como líder en la movilidad eléctrica. Aunque existen algunos desafíos, la revolución de los mini EVs ya está en marcha y está cambiando el futuro del transporte.

Y la pregunta que me surge es: ¿ cuándo nos vamos a enterar en Europa y en USA ?  Es más que posible que cuando lo hagamos sea demasiado tarde.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES