Es bien conocida la situación de soledad de las personas mayores por todo el mundo. Son cientos de millones de personas y esta cifra aumenta cada año, pero su situación de soledad no mejora. Por eso todas las acciones que se hagan para mejorar esas situaciones son más que bienvenidas.

Y desde hace bastantes años se están empleando robots en ayudar a este tipo de personas. Se empezó en Japón y ahora es una actividad cada vez más extendida por todo el mundo.

He leído que el Estado de Nueva York ( USA ) va a distribuir robots de acompañamiento a más de 800 personas, para que les ofrezcan labores de asistentes y algo más: ayudarles a contactar con sus familiares, recordarles la medicación, responder a muchas de sus preguntas, etc ….   en definitiva tener a “alguien” próximo a ellos para que se sientan menos solos, y más soportados.

Hay muchos robots de este tipo por el mundo, pero en NY se han decidido por un robot israelita llamado  ElliQ  , el cual no tiene aspecto humanoide, se coloca sobre una mesa y se compone de dos partes, como se puede ver en la foto inferior.

Una parte es como una lámpara con micrófono y altavoz, que se orienta hacia la persona con la que habla, para mejorar la sensación de comunicación. Y la otra parte es una pantalla similar a una tableta, en la que se pueden ver fotos, videos, video-conferencias, etc … y se puede interactuar tocando con el dedo.

Es un sistema muy sencillo para que lo pueda usar gente con nula preparación técnica, para que les aporte respuestas intuitivas mediante la voz y la pantalla.

El sistema tampoco parece muy caro, y podría ser extensible para mucha más gente. Pero un robot es una máquina que puede ayudar, pero no sustituir a las personas.

Como humanos, necesitamos el contacto y el cariño de otros humanos, y eso no puede ser sustituido en exclusiva por una máquina. Bienvenidas sean todas las ayudas, como es el caso de estos robots, pero no podemos dejar abandonados a nuestros mayores.

Lo cual no es óbice para reconocer que los robots tienen un campo enorme de crecimiento para irse introduciendo en nuestras casas por muy diversas razones. Pero siempre manteniendo nuestra privacidad por encima de todo.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES