Cada día escuchamos y leemos que la causa raíz de la Emergencia climática que sufrimos se debe al sistema económico que seguimos. Es un sistema basado en el crecimiento sin límites del entorno. Para fabricar productos, destruimos lo que sea necesario con el fin de obtener esos productos, para a través de ellos obtener unos beneficios.

Y nuestra manera de vivir está de acuerdo con el sistema económico en el que vivimos. No debería bastarnos con echar la culpar a nadie, porque echarle la culpa al “sistema” no sirve de nada, pues nosotros estamos dentro de él. Y durante mucho tiempo ese sistema ha servido para conseguir crecimientos importantes del nivel de vida de la gente, y todos éramos muy felices, pero en los últimos años hemos llegado a “consumir” mucho más de lo que nuestra Naturaleza es capaz de aportarnos.

Y esa destrucción rompe el equilibrio natural que nos sostiene, y por lo tanto nos encontramos con los problemas de Emergencia Climática que hoy vemos por todo el mundo. Prefiero llamarlo Emergencia, porque es ( o debería de ser ) algo muy urgente a resolver, aunque lamentablemente mucha gente todavía no lo vea así. Y la mayoría de los que lo ven, no parecen decididos a cambiar su manera cómoda de vivir, y pasar a hacerlo de un modo más sostenible.

Porque no os engañemos, todos somos egoístas ( y yo el primero ) a la hora de defender nuestros privilegios. Nadie quiere vivir “peor”, y quizás lo que haya que explicar es que no se trata de vivir peor, sino de vivir “diferente”. Y con otras prioridades.

****

Porque creo que podemos vivir “bien”  viviendo de una manera un poco diferente. Teniendo menos “cosas” y que éstas nos duren más, siendo menos consumistas, evitando el despilfarro y el consumo de combustibles fósiles sin una necesidad real para ello,

Hoy ( según algunos expertos ) consumimos cada año 1,8 veces lo que nuestro planeta es capaz de generar, y lógicamente nuestro planeta va degenerando. Y como lleva degenerando muchos años, de ahí viene la pérdida del equilibrio natural y el aumento de las temperaturas, y todas las consecuencias negativas que conlleva.

El crecimiento como objetivo máximo y único no tiene sentido. Nuestro crecimiento ( o sea nuestro consumo ) debería de estar limitado a lo que nuestra Naturaleza sea capaz de aportarnos. Y no más. Porque el “sistema” no lo puede dar. Y como dice un refrán castellano: lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible.

Hay mucha gente haciendo propuestas razonables de como se podría cambiar la situación, y estoy convencido de que es posible. Pero también hay muchos intereses y egoísmos a corto plazo que están interesados en continuar por este camino sin sentido. Y estos últimos son muy poderosos en medios y dinero, y hasta ahora han conseguido tenernos engañados y contentos.

He leído unas reflexiones de  Herman Daly , economista estadounidense de la Universidad de Maryland   https://en.wikipedia.org/wiki/Herman_Daly    que hace algunas aportaciones muy interesantes, y hay otros muchos con buenas y razonables ideas. Pero ¿quien les hace caso?

Yo no tengo una bola de cristal para ver el futuro, pero no soy muy optimista al respecto. No sé si es porque ya tengo unos cuantos años, o porque procuro informarme y pensar por mi cuenta.

¿Y vosotros que pensáis ?   Y lo más importante ¿ qué hacéis ?

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES