No se ha comentado demasiado, pero una delegación de Namibia ha visitado la Comunidad Europea para ofrecer su país como una posibilidad de ofrecer energía limpia y no contaminante para los países de la UE.

Y si se piensa un poco no es ninguna tontería. Namibia es un país africano de los menos poblados del mundo ( son poco más de 2,5 millones de personas ) y tiene un tamaño un 60% superior al de España.  Está un poco por debajo del ecuador terrestre ( por lo que dispone de muchas horas de sol ) y es muy plano, con lo que puede ser un buen centro de generación de energía solar.

Una vez conseguida la energía solar, con ella se pueden abordar diferentes proyectos no contaminantes. Desde obtener hidrógeno, hasta conseguir agua potable usando desaladoras próximas a la costa. Y hemos de tener en cuenta que el agua y el hidrógeno van a ser unos bienes escasos dentro de no mucho tiempo.

Namibia es un país relativamente grande, muy superior al tamaño de España, pero con menos de 3 millones de personas, por lo que tienen mucho espacio físico para abordar diferentes proyectos que les permitan exportar sus productos.

Por otro lado, Europa necesita conseguir energías alternativas no contaminantes en el menor tiempo posible, y Namibia puede ser una buena alternativa de suministro que además le ayude a Europa a diversificar sus suministros energéticos.

Se podrían colocar en Namibia grandes centrales solares para conseguir energía eléctrica, y a partir de ella obtener hidrógeno que podría ser enviado a Europa para mover todo tipo de maquinaria pesada: trenes, barcos, etc …

Pero el tema económico está por ser aclarado, pues se necesita obtener electricidad del sol, además de obtener agua, para más tarde obtener hidrógeno y después manipularlo que pueda ser transportado ( en barco o por una tubería ) y llevado a su lugar de consumo. Y todo esto es muy costoso.

En los planes europeos está el conseguir 10 millones de toneladas de hidrógeno verde para el año 2030, pero no está claro como se va a conseguir ese objetivo. Y eso es lo que ha movido a los amigos de Namibia a hacer su propuesta a Europa.

Creo que por su parte es una postura oportuna e inteligente, y los europeos tenemos que ser muy humildes y colaborar con todos aquellos que nos puedan ayudar a depender menos del petróleo y afrontar el enorme reto del cambio energético que tenemos delante.

Todos saldremos ganando. Y Africa también necesita encontrar productos que pueda ofrecer al mundo desarrollado, para ayudar a sus ciudadanos a encontrar formas de vida con un cierto futuro.

Ojalá que unos y otros seamos capaces de encontrar puntos de colaboración.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES