Los combustibles de aviación sostenibles (SAF) son un tipo de biocombustible que se puede utilizar en lugar del combustible para aviones convencional. Se producen a partir de una variedad de materias primas, incluida la biomasa, los desechos y el dióxido de carbono capturado. Los SAF tienen el potencial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la aviación hasta en un 80 %.

Sin embargo, los SAF no son una opción viable para descarbonizar el transporte aéreo. Actualmente son demasiado caros para producir a escala y requieren una inversión significativa en nueva infraestructura. Y lo que es más importante, es posible que los SAF no estén disponibles en cantidades suficientes para satisfacer la creciente demanda de los viajes aéreos.

Como resultado, los SAF no son una solución realista para descarbonizar el transporte aéreo. En cambio, el enfoque debe estar en el desarrollo de nuevas tecnologías que puedan reducir las emisiones de los aviones. Estas tecnologías incluyen aviones eléctricos y propulsados por hidrógeno, así como nuevos diseños de aviones que son más aerodinámicos y eficientes.

Mientras tanto, hay una serie de otras medidas que se pueden tomar para reducir el impacto ambiental de los viajes aéreos. Estas medidas incluyen:

La más inmediata es mentalizar a la gente para que cambie su manera de vida y reduzca el número de vuelos, animando a la gente a viajar en tren o autobús

Aumentar la eficiencia del combustible a través de mejores operaciones y diseño de aeronaves también ayudará, pero lleva mucho tiempo y el ahorro que se consiga será mínimo

Las compensaciones de las emisiones invirtiendo en proyectos ambientales que anuncian algunos son un engaño para no hacer frente al problema que tenemos delante.

Al tomar estos pasos, podemos reducir el impacto ambiental de los viajes aéreos y al mismo tiempo permitir que algunas personas viajen por el mundo.

Aquí hay una reflexión más detallada de las razones por las que los SAF no son una opción viable para descarbonizar el transporte aéreo:

Costo

Actualmente, los SAF son mucho más caros de producir que el combustible para aviones convencional. Esto se debe al alto costo de las materias primas, la energía requerida para producir SAF y la falta de economías de escala. Para que los SAF se vuelvan competitivos en costos, el precio de las materias primas debería caer, la energía requerida para producir SAF debería reducirse o se deberían lograr economías de escala.

Infraestructura

Los SAF requieren una inversión significativa en nueva infraestructura. Esto incluye refinerías para producir SAF, oleoductos para transportar SAF a los aeropuertos e instalaciones de almacenamiento en los aeropuertos. El costo de esta infraestructura es una barrera importante para la adopción generalizada de SAF.

Disponibilidad

Actualmente, los SAF no están disponibles en cantidades suficientes para satisfacer la creciente demanda de viajes aéreos. La capacidad de producción global de SAF es de solo unos 100 millones de galones por año, que es una pequeña fracción de los 100 mil millones de galones de combustible para aviones que se consumen cada año. Para satisfacer la demanda de SAF, la capacidad de producción tendría que aumentar por un factor de 1.000.

Impacto medioambiental

Los SAF pueden no ser tan amigables con el medio ambiente como a menudo se les presenta. La producción de SAF puede tener una serie de impactos ambientales negativos, incluida la deforestación, la contaminación del agua y el cambio de uso de la tierra. Incluso si la industria pudiese hacer el cambio, no hay suficiente tierra o potencial de energía renovable en la Tierra para producir todos los combustibles sostenibles que necesitan las aerolíneas. Y esto lo hace prácticamente inviable.

Por todas estas razones, los SAF no son una opción viable para descarbonizar el transporte aéreo. Hay que hacer frente al serio PROBLEMA que tenemos delante y buscar alternativas desde ya mismo.

Algún día no demasiado lejano, los vuelos regionales ( de corta duración ) se podrían realizar con pequeños aviones eléctricos capaces de desplazar a menos de 20 personas.

Y para los vuelos con desplazamientos largos, los expertos sugieren el hidrógeno como combustible, pero es una tecnología aun por desarrollar, y eso puede llevar más de 20 años como muy pronto.

Mientras tanto, no nos engañemos ni nos dejemos engañar por estrategias de marketing interesado, y pensemos como podemos vivir y ser felices viajando menos.

Si somos capaces de dejar un planeta vivible tal y como nosotros lo recibimos, nuestros nietos nos lo agradecerán.

Para el que más interesado en este tema le sugiero leer:

Implications of preferential access to land and clean energy for Sustainable Aviation Fuels

By Susanne Becken a,d,⁎ , Brendan Mackey b , David S. Lee

Publicado en Science of the Total Environment

E insisto en lo más importante: no os dejéis engañar !!!

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES