El programa Persistent Optical Wireless Energy Relay (POWER) es un esfuerzo de investigación y desarrollo financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) para desarrollar la tecnología para una red de energía inalámbrica que pueda proporcionar energía a bases militares remotas norteamericanas. El objetivo del programa POWER es crear un sistema que pueda transmitir energía a largas distancias, con alta eficiencia y fiabilidad.

El programa POWER aún se encuentra en sus primeras etapas, pero tiene el potencial de revolucionar la forma en que las fuerzas armadas potencian sus activos. Actualmente, los activos militares suelen funcionar con generadores o baterías, que pueden ser voluminosos, pesados y poco fiables. El sistema POWER podría proporcionar una forma más eficiente y confiable de alimentar estos activos, lo que podría brindar a las fuerzas armadas una ventaja significativa en el campo.

El sistema POWER funcionaría mediante el uso de láseres para transmitir energía desde una fuente terrestre a un receptor en una base lejana. En el origen, la energía eléctrica se convertiría en un rayo laser, y ese laser se enfocaría a un punto en el cielo capaz de retransmitirlo a otro lugar, hasta llegar a un receptor, donde la energía se convertiría de nuevo en electricidad. Y entonces el receptor usaría esta electricidad para alimentarse.

Dicho así suena muy fácil, pero hacerlo es más que complejo.

El sistema POWER tendría una serie de ventajas sobre los métodos tradicionales de alimentación de activos militares. En primer lugar, sería mucho más eficiente. Los generadores y las baterías generalmente pierden una cantidad significativa de energía en forma de calor, mientras que el sistema POWER perdería muy poca energía. Esto significaría que el sistema POWER requeriría menos combustible, lo que ahorraría dinero a los militares.

En segundo lugar, el sistema POWER sería mucho más fiable. Los generadores y las baterías pueden fallar, y deben de ser transportados a veces por terrenos enemigos, lo que puede dejar las bases militares sin la energía suficiente. Esto significaría que las fuerzas armadas podrían tener más confianza en que sus bases tendrían la potencia que necesitan cuando la necesitan.

En tercer lugar, el sistema POWER sería mucho más flexible. Los generadores y las baterías están limitados en la cantidad de energía que pueden generar y pueden ser difíciles de transportar. Este sistema podría generar mucha más energía y podría transportarse mucho más fácilmente. Esto les daría a los militares más flexibilidad en la forma en que alimentan de energía eléctrica a sus bases lejanas.

Este programa aún se encuentra en sus primeras etapas, pero tiene el potencial de revolucionar la forma en que las fuerzas armadas potencian sus activos. El sistema podría proporcionar una forma más eficiente, confiable y flexible de alimentar los activos militares, lo que podría brindar a las fuerzas armadas una ventaja significativa en el campo.

Además del militar, el sistema POWER también podría tener una serie de aplicaciones civiles. Por ejemplo, el sistema podría usarse para alimentar sensores remotos o para proporcionar energía a los esfuerzos de socorro en casos de desastre. El sistema POWER también podría usarse para proporcionar energía a hogares y negocios en áreas remotas, donde es difícil o costoso conectarse a la red eléctrica.

Estos son algunos de los desafíos que enfrenta el programa:

El sistema debe ser capaz de transmitir alta energía a largas distancias y con alta eficiencia.

El sistema debe ser capaz de operar en una variedad de condiciones climáticas.

El sistema debe ser asequible.

El programa POWER aún se encuentra en sus primeras etapas, pero tiene el potencial de tener un impacto significativo en la forma en que generamos y usamos energía. El sistema podría revolucionar la forma en que alimentamos nuestros hogares, negocios y activos militares.

Y es importante que no nos olvidemos de que el GPS que hoy todos llevamos en nuestro bolsillo, fue un desarrollo que hace ya 50 años tuvo su origen en un proyecto militar de DARPA. Los avances tecnológicos pasan muchas veces del mundo militar al civil, y viceversa.

Ya veremos lo que pasa con éste.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES