Los coches modernos están repletos de tecnología que recopila datos sobre los conductores y los pasajeros. Estos datos pueden incluir la ubicación, la velocidad, el tiempo de conducción, los hábitos de conducción, los puntos de interés visitados y mucho más.

Esta información puede ser utilizada por los fabricantes de automóviles, los gobiernos y las empresas de marketing para rastrear los movimientos de las personas, personalizar los anuncios y controlar el comportamiento.

Los coches modernos recopilan datos de una variedad de fuentes, incluyendo:

  • Sensores: Los coches modernos están equipados con una variedad de sensores, como cámaras, radares y sensores de movimiento. Estos sensores recopilan datos sobre el entorno del coche, como la velocidad, la dirección y la distancia de otros objetos.
  • Dispositivos conectados: Los coches modernos suelen estar conectados a Internet a través de una red móvil o Wi-Fi. Esto permite que los coches transmitan datos a los servidores de los fabricantes de automóviles o a otras empresas.
  • Aplicaciones móviles: Las aplicaciones móviles para coches pueden recopilar datos sobre el uso del coche, como el tiempo de conducción, los hábitos de conducción y los lugares visitados.

Los datos recopilados por los coches modernos pueden ser utilizados de diversas maneras, incluyendo:

  • Mejora de la seguridad: Los fabricantes de automóviles pueden utilizar los datos para mejorar la seguridad de los coches, como mediante el desarrollo de sistemas de frenado de emergencia automático o de asistencia al mantenimiento de carril.
  • Personalización: Los fabricantes de automóviles pueden utilizar los datos para personalizar la experiencia del conductor, como mediante la recomendación de rutas o la adaptación de los ajustes del coche.
  • Marketing: Las empresas de marketing pueden utilizar los datos para dirigir anuncios a los conductores, como mediante la publicidad de productos o servicios relevantes para sus intereses.

Y este Marketing, que el usuario del coche desconoce, es la parte más peligrosa, pues las empresas tienen de ese usuario una enorme cantidad de datos que son vendidos entre ellas. Y la privacidad del usuario brilla por su ausencia.

La recopilación de todos estos datos por parte de los coches modernos plantea una serie de problemas importantes de privacidad, incluyendo:

  • Invisibilidad: Los conductores pueden no ser conscientes de que sus datos están siendo recopilados.
  • Ausencia de control: Los conductores no tienen control sobre cómo se utilizan sus datos, ni a quien se le proporcionan. Con todos los riesgos que eso conlleva.

En teoría hay una serie de cosas que los conductores pueden hacer para proteger su privacidad en los coches modernos, como puede ser desactivar las funciones de recopilación de datos: Los conductores pueden desactivar algunas funciones de recopilación de datos, como la conectividad a Internet o el uso de aplicaciones móviles

Pero no nos engañemos, según un estudio realizado por Mozilla Foundation y publicado hace unas pocas semanas, los coches actuales son uno de los productos que tienen el mínimo de privacidad. Más claro, agua.

Las autoridades deberían de obligar a los fabricantes de coches a garantizar la privacidad de sus clientes, y no permitir el abuso que se produce en la actualidad. Es una vergüenza que cada vez sean menos respetados nuestros derechos más fundamentales.

Por nuestra parte, esto tenemos que saberlo, e intentar actuar en consecuencia.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES