La rueda es una parte fundamental de un coche, y cada pocos años hemos de renovarlas por otras nuevas. Pero esto puede cambiar en un futuro ( en unas decenas de años ) si se cumplen las positivas expectativas de unas nuevas ruedas que no necesitan ser hinchadas con aire para funcionar. Tal y como se puede ver en la foto inferior.

Está hecha de materiales compuestos que se deforman bajo presión, y recuperan su forma para seguir circulando.

De momento, este tipo de ruedas son prototipos en los que están trabajando las principales empresas del sector, y aun está a unas decenas de años de poder llegar al mercado. Suponiendo que lleguen.

De manera paradójica, uno de sus inconvenientes es su gran duración, que haría cambiar el modelo de negocio actual de las empresas fabricantes, pues los usuarios tardarían mucho en cambiar las ruedas de sus coches. Y eso les perjudica el negocio.

Aunque los prototipos soportan bien el peso del vehículo, todavía generan mucho ruido al rodar, pero eso irá mejorando con el trabajo de investigación en el tiempo.

Por otro lado, parece que reducen en un alto porcentaje la resistencia a la rodadura, lo que genera una mayor autonomía del vehículo, lo cual es siempre importante, pero mucho más en el caso de los coches eléctricos.

Las primeras ruedas que se inventaron no usaban el aire, y después de más de 100 años llenándolas de aire, a lo mejor llegamos a soluciones similares a las iniciales, pero con más tecnología. 

Cosas de la vida.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES