La empresa John Deere es una de las líderes en maquinaria agrícola y ha presentado a primeros de Enero en el CES de Las Vegas un modelo de tractor totalmente autónomo, se trata del Modelo 8R que dispone de un sistema de navegación, seis pares de cámaras y ayuda de Inteligencia Artificial para realizar las labores del campo.

Se le pueden acoplar diferentes sensores para conocer la composición del suelo, etc … y toda esa información es recogida por el sistema de IA para sugerir modificaciones al agricultor.

El agricultor dispone de una APP en su móvil para comunicarse con el “sistema”, pero hemos de pensar que la gente del campo no son expertos tecnólogos ( en realidad casi ninguno lo somos ), y cuanto más complejo es un sistema más difícil resulta comunicarse con él.

 Que la automatización de las labores agrícolas es un hecho está más que claro. Ya hay otros tractores que se mueven autónomamente, pero John Deere da un paso más después de haber comprado al menos dos empresas de robótica en los últimos años, y presenta un salto definitivo en la automatización de las labores del campo.

Le queda el trabajo difícil de convencer a los agricultores, pues un tractor totalmente autónomo es casi seguro que supere el costo del millón de dólares, y no es fácil de amortizar. Pero tiene la ventaja de que se puede compartir entre varios usuarios, y que al no necesitar una persona que lo conduzca el costo operativo disminuye.

Como en el caso de los coches autónomos está sin definir quien es el “dueño” de la información generada por el tractor. De momento parece que el fabricante. Y si eso continúa siendo así, los agricultores estarán cada día más en sus manos de cara al futuro.

El “problema” de estas tecnologías tan complejas y con la Inteligencia Artificial y su ingente captura de datos, es que hacen que los usuarios estemos cada vez más en manos de los fabricantes de estos sistemas, pues nosotros no podemos manejar esos volúmenes tan grandes de datos.

Está por ver como se resuelve este problema, pero mientras tanto las empresas siguen adelanten y se posicionan cada día con más fuerza frente a unos usuarios cada vez más débiles y más dependientes de ellos.

No nos engañemos, las tecnologías benefician en especial a los más poderosos.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES