Hace no mucho comenté el aumento que se están produciendo en las ventas de robots en todo el mundo, y en parte eso es porque la automatización está empezando a ser vista más como una oportunidad de mejora más que como un riesgo para los trabajos.

Es cierto que los robots van a eliminar muchos trabajos, pero no es menos cierto que van a generar otros muchos, aunque siendo honesto hay que reconocer que los nuevos que generen, serán algo menos que los que hayan desaparecido. Eso será una realidad.

El “problema” es que la alternativa no es viable, pues las empresas que se automatizan mejoran su competitividad y son más capaces para mantenerse en el mercado, que cada día resulta más y más competitivo.

He visto un resumen de un informe realizado por Forrester Resarch  ( empresa de investigaciones de mercado ) en el que estiman lo que va a suceder en los próximos 10 años en USA. Y reflexiono sobre ello porque lo que ellos indican creo que es perfectamente válido para Europa y otras zonas desarrolladas, y de alguna manera nos va a afectar a los que estamos leyendo este Blog.

Según Forrester, en los próximos 10 años, en USA la automatización ( o sea los robots ) va a eliminar 11 millones de puestos de trabajo, y al mismo tiempo se van a crear 9,5 millones de trabajos nuevos.

Vemos que se produce una pérdida neta de puestos de trabajo, pero los trabajos nuevos que se crean son diferentes a los que se eliminan. Son de mayor valor añadido, tienen más contenido tecnológico y se supone que estarán mejor pagados.

En este futuro inmediato que ya tenemos, la gente se debe de acostumbrar a trabajar codo con codo con los robots ( sean del tipo que sean ) y modificar sus maneras de trabajo. Y para  ello, se deben de formar.

Sin “formación” no hay salida, y será una formación más o menos continuada en el tiempo. Y esto es algo que deben de promover las Instituciones y las Empresas si queremos mantener un mínimo nivel de cohesión social.

La automatización nos irá librando de los trabajos penosos, repetitivos, peligrosos, etc  …  y obligará a la gente a aprender pautas nuevas de trabajo. Y las personas que no se preocupen por aprender lo tendrán muy difícil.

Ya no se puede ir a buscar trabajo con dos manos y dos pies, porque lo que más se tiene en cuenta es la “cabeza” de cada uno, los conocimientos que alberga, y su capacidad para seguir aprendiendo.

A veces, cuando observo a la gente joven y veo los datos sobre el fracaso escolar, siento verdadera lástima de ver a tanta gente desaprovechando los mejores años de su vida. Nadie les avisa de lo que se les viene encima. Y eso es una pena, porque lo van a pagar muy caro.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES