La creciente delegación de tareas a la IA, especialmente en áreas como el trabajo, la salud o la educación, genera una pregunta crucial: ¿estamos perdiendo conocimiento como especie al automatizar procesos que antes requerían habilidades humanas?

He leído unos cuantos argumentos que comentan la pérdida de conocimiento con diferentes argumentos:

  • Disminución de la práctica: Al delegar tareas a la IA, se reduce la necesidad de que los humanos las realicen, lo que puede llevar a una disminución de la experiencia y el conocimiento práctico en esas áreas.
  • Dependencia excesiva: Confiar en la IA para tomar decisiones importantes puede atrofiar la capacidad humana para pensar críticamente y resolver problemas de forma independiente.
  • Pérdida de habilidades específicas: La automatización de tareas repetitivas puede eliminar la necesidad de habilidades manuales o cognitivas específicas, lo que podría generar desempleo y obsolescencia de ciertas habilidades.

Y recuerdo algo que leí hace tiempo sobre el accidente del avión de Air France en el año 2009. Al parecer dicho avión tuvo un problema con el piloto automático y los pilotos no fueron capaces de resolver el “problema” en modo manual, por lo que acabó estrellándose. Si eso fuese cierto, es para pensar muy seriamente como perdemos facultades por causa de las ayudas que recibamos de los sistemas. Y eso se amplifica en el caso de la IA, que se está introduciendo en todas las actividades.

Algo similar lo podemos comprobar por nosotros mismos. Al usar el GPS en nuestro coche cada día, sin querer vamos perdiendo habilidades de orientación, y nos hacemos más cómodos y quizás también un poco más “tontos”.

Eso es algo “normal” y que debemos de intentar evitar, y en especial en el caso de labores intelectuales relevantes que realizamos los humanos en nuestro trabajo, u otras actividades intelectuales.

Una empresa no puede perder las habilidades de sus trabajadores, aunque una parte ( o muchas ) de sus actividades las realicen los sistemas informáticos. La automatización no debe “eliminar” en absoluto el conocimiento humano. Y para eso hay que actuar en consecuencia.

En cualquier actividad que realicemos, aunque nos ayude un sistema con capacidad de IA las personas debemos actuar con una serie de pautas:

  • Prestar atención a lo que hace el “sistema”, con las entradas que utiliza y las respuestas que nos proporciona
  • Analizar los resultados con análisis crítico
  • Mantener nuestras competencias y habilidades, y actualizarlas en el tiempo para no quedarnos desfasados y absolutamente dependientes del sistema

Esto es fácil de decir, pero no tan fácil de realizar, pues en general tendemos a la comodidad y a la complacencia, y si no mantenemos nuestras habilidades y nuestro know-how podemos estar cavando nuestra propia fosa, y acabar siendo irrelevantes frente a la tecnología, que nos puede ayudar o no, según nosotros actuemos.

Cada uno tiene en cierto modo el futuro que se busca.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES