Es bien sabido que el almacenamiento y el transporte del hidrógeno supone un serio inconveniente para su uso en actividades de generación de energía sostenible. La manipulación se debe de realizar a altas presiones y bajas temperaturas, y eso es complejo y costoso.

No hace mucho la gente de la Universidad de Deikin ( Australia ) ha publicado un estudio en  Materials Today  en el que explican un nuevo método para separar y almacenar gases de una manera sencilla, eficiente y económica. Y se puede aplicar ( entre otras cosas ) también al almacenamiento de hidrógeno.

El proceso tiene un componente especial que es el nitruro de boro. Explicado de manera sencilla: se coloca en un tambor circular polvo de nitruro de boro, junto con bolas de acero. Se introduce el gas, y se hace girar el tambor para que choquen las bolas de acero con el polvo de nitruro de boro. Estos micro-choques hacen que el nitruro de boro absorba las partículas de gas, sin que este se descomponga.

Ese polvo con las partículas de gas incorporadas, como por ejemplo en el caso del hidrógeno, se puede manipular a presión y temperaturas normales, con lo que puede ser transportado y almacenado sin la necesidad de infraestructuras costosas.

Cuando se desea obtener de nuevo el gas, se calienta el polvo en un entorno de vacío y se desprenden los gases. De esa manera lo que se tiene es el gas por una parte ( por ejemplo hidrógeno ) y el polvo de nitruro de boro por otra. Y lo que es mejor, es que ese polvo puede ser reutilizado hasta unas 50 veces para repetir las mismas operaciones una y otra vez.

Aparentemente el proceso es de lo más interesante. Les sorprendió a los mismos investigadores que lo repitieron en más de 20 ocasiones para asegurarse de que era cierto lo que estaba sucediendo. Porque sus aplicaciones, además de para el hidrógeno, puede servir para otros muchos gases.

Se puede ver un vídeo divulgativo en: https://youtu.be/lBzIL8E4JP0

La industria consume mucha energía en separar gases dentro de los procesos productivos, y este proceso podría ahorrar hasta un 90% de ese consumo. Y esto representa una parte importante de la energía que hoy consumimos en todo el mundo.

Hay que felicitar a los investigadores de la Universidad de Deikin, porque esto no lo han conseguido por casualidad. Tal y como ellos dicen, llevan más de 30 años investigando en el mundo de los nano-materiales y meca-química. Los descubrimientos importantes nunca suceden por casualidad, y siempre resultan después de mucho trabajo.

Es de esperar que se materialicen estos resultados con las pruebas adicionales que sean necesarias, y que el mundo de la industria aporte su participación para industrializar este proceso y poder llevarlo cuanto antes a la realidad.

Separar gases de manera sencilla y económica es fundamental. Y el mundo necesita disponer de un sistema de transporte y almacenamiento sencillo de hidrógeno.  

Si los resultados tal y como los investigadores indican en su publicación son positivos, se podría tener una manera sencilla y económica de manipular el hidrógeno para su transporte y almacenamiento, con lo que se podría dar un salto cualitativo muy importante para su uso industrial.

Esto representaría un cambio muy importante para poder usar el hidrógeno como combustible no contaminante sin los inconvenientes que ahora tiene.

Ojalá veamos resultados muy pronto.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES