He visto unos datos del McKinsey Global Institute que han aparecido en un artículo titulado:  Decarbonization Is Our Greatest Challenge , en el que se estima el coste de la transición global energética para llegar a una situación de energía sostenible en todo el mundo.

Tengo claro que es una estimación de lo más aproximada, pero apunta una cifra de 275 trillones de dólares entre los años 2021 y 2050. Desconozco como han llegado a esa cifra, y no me preocupa la precisión de la misma, sino la magnitud.

Y en especial si se la compara con proyectos importantes en la historia como fue el envío del hombre a la Luna, u otros similares.  La gente de McKinsey han realizado una comparativa muy sencilla a base de cubos, para que veamos la magnitud de las cifras de las que ahora estamos hablando, y se muestra una foto aquí debajo.

Este esfuerzo es algo que ningún país puede llevar a cabo, y se requiere el esfuerzo de todos, en especial de los más ricos, pues los pobres no tienen capacidad económica para abordarlo.

Estas cifras significan del orden de casi 10 trillones al año, que suponen el 10% del producto global mundial. Y como los pobres no van a poder aportar nada, los más ricos deberían de aportar del orden del casi 15% del producto económico anual.

Ese es un esfuerzo económico inmenso, que pienso que no se va a abordar, pues supondría un impacto directo en la vida de mucha gente, de casi todos nosotros. Y nadie está dispuesto a apretarse tanto el cinturón.

Y esta es solo una indicación más ( otra más ) de que la descarbonización no se va a conseguir en los plazos necesarios, y de que cada cual a su manera sufrirá las consecuencias que le correspondan.

Y como siempre, los pobres serán los más perjudicados. Injusticias de la vida.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES