La captura directa de CO2 de la atmósfera es un tema del que se habla mucho, pero del que se hace todavía muy poco. Y creo que las razones son varias. Uno es el elevado coste de la operación, otro es la falta de convencimiento generalizado, y en parte también que muchos lo ven como un medio de despistarnos de la tarea fundamental, que evitar cuanto antes el envío de CO2 a la atmósfera.

Pero la cantidad de CO2 que tenemos en la atmósfera es tan grande, y lo peor es que sigue aumentando, que necesitaremos cualquier proceso complementario que ayude a eliminar parte de ese CO2 de la atmósfera. Por eso creo que esta tecnología ( llamada DAC ) tiene un futuro importante, aunque ahora mucha gente lo ponga en duda.

Según datos del Panel del Clima ( IPCC ) la humanidad debería de eliminar más de 600 billones de toneladas de CO2 de la atmósfera de aquí a final de siglo. Y eso es una cantidad ingente, que algunos expertos estiman que se necesitaría construir 30 estaciones DAC al año de aquí al año 2050, y que cada una eliminase más de 1 millón de toneladas de CO2.

Y como solo se están construyendo unos pocos prototipos por el mundo adelante, quiere eso decir una vez más, que vamos muy por detrás del problema.

Una estación típica DAC dispone de grandes ventiladores para forzar el movimiento del aire a través de un material, y extraer de él el CO2 para después concentrarlo. Una vez concentrado, se puede almacenar o usarlo para producir combustibles sintéticos, productos químicos, etc….  

Pero es un proceso que hoy resulta muy caro. Y aunque los costos se espera que bajen, no lo harán si no se ponen muchas instalaciones en funcionamiento. Es un círculo vicioso que aún está sin romper.

Sorprendentemente, estos nuevos procesos de eliminación de CO2 tienen todavía muy pocas ayudas, y en cambio estamos subvencionando el consumo de combustibles fósiles en la aviación y otros transportes. Y no es que seamos así de tontos, es que hay muchos intereses por medio que no acaban de ser eliminados.

Algunas personas inteligentes como Bill Gates han invertido en nuevas empresas de este tipo, pero todavía es algo raro y muy novedoso para la mayoría de la gente.

Solo queda esperar que esta tecnología se expanda lo antes posible, pues cualquier tipo de ayuda para eliminar el CO2 que estamos continuamente vertiendo en la atmósfera es más que bienvenida.

Ojalá veamos muchas instalaciones DAC en poco tiempo.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES