Según va pasando el tiempo, vamos viendo que seguimos muy lejos de cumplir los objetivos energéticos para cumplir con el Acuerdo del Clima de Paris del año 2015, y los técnicos incluyen nuevas medidas para intentar llegar a su cumplimiento.

La pasada reunión del Clima COP28, celebrada en Dubai, ha marcado un hito histórico al reconocer el papel crucial de la energía nuclear en la lucha contra el cambio climático. Los países participantes acordaron impulsar la producción de energía nuclear para alcanzar una capacidad global de 1.110 GW en el año 2050. Este acuerdo representa un paso adelante significativo en la búsqueda de un futuro más sostenible y bajo en carbono.

Y es un objetivo nada fácil de cumplir pues en la actualidad la energía mundial instalada en el año 2020 era de 370 GW.( que representa aproximadamente el 10% de la capacidad mundial total ), y no es nada fácil multiplicar por 3 esa capacidad en un plazo de 30 años.

Para conseguirlo, habría que realizar instalaciones de centrales nucleares a una velocidad como no se ha hecho nunca hasta ahora. Y eso no va a cambiar de un día para otro. Por eso digo que es muy, muy difícil.

La pregunta que surge es: ¿ Porqué ahora se acuerda la gente de la energía nuclear ? Y las respuestas son sencillas, ya que energía nuclear ofrece una serie de ventajas que la convierten en una herramienta vital para combatir el cambio climático:

  • Es una fuente de energía limpia y sin emisiones de carbono. A diferencia de los combustibles fósiles, la energía nuclear no produce gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global.
  • Es una fuente de energía confiable y segura. Las centrales nucleares operan las 24 horas del día, los 7 días de la semana, independientemente de las condiciones climáticas. Además, la tecnología nuclear ha avanzado considerablemente en los últimos años, mejorando significativamente la seguridad de las centrales.
  • Es una fuente de energía eficiente. Las centrales nucleares generan grandes cantidades de energía a partir de una pequeña cantidad de combustible. Esto significa que se requiere menos combustible para producir la misma cantidad de energía que con otras fuentes, como el carbón o el gas natural.

Y tienen el inconveniente que han tenido siempre: su elevado costo, la seguridad del funcionamiento de las instalaciones, la gestión de sus residuos radiactivos durante miles de años, y la negativa percepción pública por los riesgos de accidentes.

Además de lo que ya he comentado anteriormente, la COP28 también abordó otros temas relacionados con la energía nuclear, tales como:

  • El desarrollo de tecnologías nucleares de nueva generación.
  • El uso de la energía nuclear para la producción de hidrógeno verde.
  • La cooperación internacional en materia de energía nuclear.

La COP28 ha marcado un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático al reconocer el papel fundamental de la energía nuclear. Y eso ya es algo.

El PROBLEMA de la Crisis Climática que tenemos delante es tan grande, y muchísima gente todavía no se ha enterado, que se deben de abordar todas las fuentes de energía renovables que tengamos a nuestra disposición, y la energía nuclear es una de ellas

El acuerdo que se alcanzó en la COP28 representa un paso adelante en la dirección correcta. La energía nuclear, junto con otras fuentes de energía renovable, es una herramienta esencial para construir un futuro más sostenible y bajo en carbono.

Otra cosa muy distinta es que lleguemos a cumplir con los Acuerdos de Paris del año 2015. De momento estamos muy lejos de cumplirlos, y el tiempo sigue pasando.  Tic-tac, tic-tac, …

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES