Una de las partes más importantes de un coche eléctrico es la batería, y también el componente más costoso.

La batería de un coche eléctrico tiene una duración estimada entre 150.000 y 200.000 kilómetros, que son unos 8 años y 3.000 ciclos de carga; pero también varía mucho con el cuidado que se le dé a la batería y con el tipo de recargas que se le hagan.

Pero en definitiva la batería es algo caro y que tiene una importancia muy importante en el mantenimiento global del coche eléctrico.

Todavía hay poca experiencia y los fabricantes en general dan muy buenas palabras y pocas garantías sobre sus baterías. Y en el caso de que sea necesario cambiarla el dueño del coche puede tener un problema.

Hago esta reflexión porque en los medios ( en Twitter y Gizmodo ) se ha publicado el vídeo de un cambio de batería en China por el módico precio de 7 dólares, y eso no se lo cree nadie. Desde luego yo no.

Por otro lado también ha aparecido la noticia contraria, la de una persona en Finlandia que tenía un Tesla modelo S al que tenía que cambiar la batería y le pedían 22.600 $ por hacerlo ( casi la mitad del precio del coche nuevo ), y esa persona decidió pegarle fuego al coche y publicarlo en las redes ( Gizmodo ).

Yo todo este tipo de noticias me las tomo con la precaución debida, porque en las redes sociales se tiende a la exageración. Pero una cosa es muy clara: que todos los que se compran un coche eléctrico deberían de tener muy claro el coste del cambio de su batería y tener alguna garantía por escrito.

El “problema” de las baterías de los coches eléctricos es que no son un subconjunto estandar que se puede cambiar de un coche a otro, sino que son específicas para cada modelo. Y si un coche nos puede durar más de 20 años deberíamos de tener la “garantía” de que podremos cambiar nuestra batería cuando lo necesitemos.

Además, la tecnología de las baterías de los coches eléctricos está cambiando y se anuncian las baterías de estado sólido con mayor capacidad de carga y por lo tanto con más autonomía. Sería lamentable tener un coche eléctrico y que a los 8 años su batería se quede obsoleta y que cuando tengamos que cambiarla no nos pongan un nuevo modelo más actual.

En mi opinión, uno de los mayores problemas es la falta de estandarización. Si las baterías de los coches eléctricos tuviesen una serie de tamaños estándar como lo tienen las pilas que usamos en nuestros dispositivos electrónicos, el cambio sería algo muy sencillo y muchísimo más económico.

¿ Cuanto tardarán los fabricantes de coches eléctricos en ponerse de acuerdo y abaratar el coste de la parte más importante de su vehículo ?

¿ O a lo mejor es que no les interesa y prefieren tenernos más en sus manos ?

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES