La idea la ha presentado una start-up de Nueva Orleans llamada Fleetzero y consiste en utilizar una batería colocada en un contenedor que se puede poner y quitar fácilmente en la superficie superior de un barco. Y por supuesto se pueden colocar varios contenedores uno sobre otro para aumentar la capacidad disponible de las  baterías.

Cuando el barco llega a su destino, se cambia unas baterías por otras y en poco tiempo el barco está en disposición de volver a navegar sin contaminar, gracias a sus motores eléctricos.

Un esquema del barco se puede ver en la foto inferior.

La batería está en el interior de un contenedor de 20 pies, pesa 8 toneladas y aporta una energía de 2 MWh.

En la foto inferior se puede ver como es el contenedor de la batería.

La idea está pensada para barcos de tamaño medio, pues a mayor tamaño de barco mayor será la necesidad de energía de las baterías. Pero el concepto me parece bueno, sencillo y fácil de expandir; y tiene la ventaja adicional de que podría ser usado en barcos actuales a los que se cambie su motor por otro eléctrico, con lo que se aprovechan las inversiones ya realizadas.

Este contenedor con las baterías está reforzado para que pueda soportar el ambiente marino y ser reutilizado muchas veces después de ser recargado en las instalaciones en tierra de los puertos.

Fleetzero quiere tener un barco funcionando a mediados del año 2023, y entiendo que es otro camino más ( sin excluir a otros ) para eliminar la contaminación generada por los barcos de transporte.

Según el tamaño del barco así será la necesidad del tamaño de las baterías, con lo que la idea puede ser aprovechada para diversas circunstancias. A mayor tamaño del barco, más baterías superpuestas se le colocan. Y además como motores eléctricos son más pequeños que los actuales de fuel, los barcos disponen en sus bodegas de mucho más espacio disponible que puede ser usado para transportar carga.

Está por ver hasta donde llega el desarrollo de esta idea. Es una idea sencilla, buena y modular, pues los contenedores son los espacios físicos estándar con los que se trabaja en el transporte marítimo, y las grúas de los puertos tardan unos pocos minutos en manipularlos.

Les deseo lo mejor a los señores de Fleetzero, su idea lo merece.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES