Mucha de la gente que realiza compras on-line no piensa demasiado en lo que compra, y cuando lo recibe, resulta que no le gusta lo que ha comprado y lo devuelve. Y eso sucede porque en muchos casos esas devoluciones son gratuitas para el Cliente.

Pero no son gratuitas para el vendedor ni para el medio ambiente. El vendedor del artículo incurre en un costo para realizar esa devolución, y automáticamente tiene un artículo más en su almacén, con el costo de gestión que eso supone.

En muchos casos para productos de poco valor son desechados a la basura y pueden acabar contaminando un vertedero. Y a esta contaminación se le añade la que se genera transportando el producto de vuelta a su almacén.

Toda devolución supone una “pérdida”, tanto para el que vende como para los ciudadanos que ven aumentar la contaminación que padecen.

Y como Amazon es la empresa que más vende on-line, también es la que recibe más solicitudes de devolución de productos, con los inconvenientes antes citados.

Por eso ha decidido informar a los compradores de esos productos antes de que realicen la compra. Cuando el cliente vaya a proceder a una compra, va a recibir de Amazon un aviso en el caso de que ese producto sea frecuentemente devuelto, para que el cliente tenga tiempo de pensar si realmente lo compra o no.

Me parece que es un aviso muy importante, para que los clientes sepan a que atenerse, y se lo piensen un poco antes de comprarlo. Si con eso se reducen las devoluciones creo que habrá valido la pena.

Una buena iniciativa por parte de Amazon, en la que todos salen ganando.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES