En alguna ocasión he comentado lo poco que me gustan los sistemas de casa inteligente ( llamados  Smart Home Systems ) por la enorme cantidad de datos que recogen de los que viven en ella y la falta de privacidad que eso supone para todos sus ocupantes.

Pero la gente no deja de investigar en el tema, con objeto de ser capaces de conseguir “información” que pueda ser útil para los usuarios y que no afecte a su privacidad.

A primeros de Abril se ha publicado un estudio en el IEEE Internet of Things Journal  sobre un sistema de entorno inteligente llamado Chameleon y desarrollado en el MIT, el cual se basa en sensores de infrarrojos pasivos y otros que miden el dióxido de carbono en el ambiente ( CO2 ).

La información que recogen estos sensores no es “invasiva” para las personas pues no hay cámaras que puedan reconocer a la gente. Estos sensores detectan el número de personas que hay en la habitación, y lo que hacen físicamente por la manera en que respiran

En la foto inferior se puede ver el dispositivo con sensores que se coloca en una pared y se conecta con una red Wi-Fi para enviar la información que recogen.

Por medio de Inteligencia Artificial ( Maching Learning ) el sistema es inteligente para suponer lo que hace la gente sin necesidad de saber quien es cada una de las personas. Y según pasa el tiempo, va aprendiendo más y obteniendo más y mejor información de lo que sucede en el entorno.

Los investigadores han realizado pruebas en dos entornos diferentes: en una oficina con gente trabajando y en un aula con unos 15 alumnos.

El estudio se realizó durante un mes, y al de una semana ya se tenían muchos datos de lo que sucedía en ambos entornos con una elevada precisión.

Este tipo de informaciones puede ser muy útil para el mantenimiento de edificios, tomar decisiones sobre consumos, etc … y usarlos en la construcción de edificios, en la planificación urbanística, etc …

Cuantos más datos no personalizados se tengan, mejor se pueden organizar y planificar nuestros entornos de vida. Eso facilita la vida de la gente, y se puede ver que no es muy costoso hacerlo, solo se trata de ser un poco creativo y respetuoso con la privacidad de las personas.

Entornos y casas inteligentes sí, pero con la privacidad siempre por delante.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES