La Ley de Mercados Digitales (DMA) es una nueva normativa europea que tiene como objetivo crear un entorno digital más justo y competitivo. La DMA se centra en las grandes plataformas online, también conocidas como “guardianes de acceso”, que tienen un impacto significativo en el mercado único europeo.

La DMA establece una serie de obligaciones para estas plataformas, con el objetivo de evitar que abusen de su posición dominante y garantizar que las empresas más pequeñas y los consumidores tengan un acceso justo al mercado digital.

La DMA es un reglamento europeo que entró en vigor el 2 de mayo de 2023, y empezará a ser operativa a principios del 2024. La DMA se aplica a las grandes plataformas online que cumplen con ciertos criterios, como tener un volumen de negocios anual de al menos 7.500 millones de euros o al menos 45 millones de usuarios activos mensuales en la Unión Europea.

La DMA tiene como objetivos fundamentales:

  • Promover la competencia en el mercado digital europeo.
  • Proteger a los consumidores de prácticas abusivas por parte de las grandes plataformas online.
  • Garantizar un acceso justo al mercado digital para las empresas más pequeñas.

La DMA establece una serie de obligaciones para las grandes plataformas online, entre las que se encuentran:

  • Permitir a los usuarios desinstalar aplicaciones preinstaladas.
  • Permitir a los usuarios elegir su navegador web y motor de búsqueda predeterminados.
  • Permitir a los usuarios acceder a sus datos y compartirlos con otras empresas.
  • No utilizar los datos de los usuarios para competir con ellos.
  • No discriminar a las empresas más pequeñas en sus plataformas.

La pregunta que surge es: ¿Podrá la DMA cambiar y controlar el comportamiento de los gigantes tecnológicos?

Creo que es demasiado pronto para decir si la DMA podrá cambiar y controlar el comportamiento de los gigantes tecnológicos. La DMA es una nueva normativa y aún no se ha aplicado de forma completa. Sin embargo, la DMA tiene el potencial de cambiar significativamente el panorama del mercado digital europeo, y algunas grandes tecnológicas ya han dicho que van a modificar sus sistemas, Ahora hace falta comprobar si realmente lo hacen, y actuar en consecuencia y con contundencia si no lo hiciesen.

Y para eso las autoridades europeas deben vigilar muy de cerca el comportamiento de las grandes plataformas online, y sancionar con rapidez y severidad cualquier infracción que tengan. Cosa que no ha sucedido en el pasado.

La DMA podría tener una serie de efectos positivos, como:

  • Mejora de la protección de los consumidores frente a prácticas abusivas.
  • Mayor igualdad de condiciones para las empresas más pequeñas en el mercado digital.
  • Aumento de la competencia en el mercado digital europeo.

Las grandes empresas siempre amenazan con los mismos razonamientos de siempre, diciendo que estas acciones podrían aumentar los costes y reducir la innovación en el mercado. Pero lo que realmente buscan es seguir ellos aprovechándose de una situación de privilegio.

Esperemos que en unos pocos meses estas nuevas normas empiecen a funcionar y que los ciudadanos veamos los resultados.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES