Examinar el interior de nuestro organismo de una manera no invasiva es algo que se hace todos los días en todos los hospitales del mundo. Hay varios métodos y el más común es mediante ecografía. Un técnico deposita en nuestra piel una gelatina que es una buena conductora de los ecos sonoros, y con un aparato inspecciona y visualiza nuestro interior, los órganos, o cualquier otra parte del cuerpo. Y esa operación necesita un técnico especializado y un aparato especial para visualizarlo.

Recientemente investigadores del MIT han presentado una pegatina adhesiva ( sticker ) que se coloca sobre nuestro cuerpo y es capaz de visualizar durante 48 horas lo que sucede en nuestro interior, nuestros órganos, las venas, etc …

La etiqueta adhesiva, de 2 centímetros cuadrados y 3 mm. de ancho ( algo similar a un sello de correos ) que se coloca sobre la piel se conecta a un aparato que visualiza en interior del organismo, sin necesidad de una persona para realizar la exploración.

Los investigadores han publicado un artículo en la revista Science que ha despertado un enorme interés en todo el mundo, pues las aplicaciones de dicho descubrimiento pueden ser muchas y variadas.

En la actualidad la etiqueta adhesiva debe de estar conectada a una máquina para obtener las imágenes del interior del cuerpo, pero los investigadores ya están trabajando en el modo de conseguir esas imágenes de manera inalámbrica. Cosa que no parece muy complicada, y que facilitaría mucho su implementación práctica.

Si tenemos en cuenta que los móviles de hoy en día son cada vez más potentes, no sería descabellado pensar que la información de la etiqueta adhesiva pudiese ser visualizada en  un móvil, y a partir de ahí llevada a cualquier otro dispositivo para realizar un análisis complementario.

Con este tipo de etiquetas adhesivas, los pacientes podrían hacer su vida normal y al mismo tiempo ser monitorizados en sus órganos internos, y poder observar como estos órganos responden a las diferentes circunstancias que se producen en la vida de los pacientes.

Me parece un descubrimiento muy novedoso y extremadamente útil, y es casi seguro que no tardaremos en verlo en el mercado. El precio está por ver, pero la fabricación en serie ayudará a rebajarlo, y el requerir poca asistencia de personal sanitario extenderá aún más su uso.

Lo dicho: un buen invento.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES