Todos sabemos lo molesto que resulta el polvo sobre las superficies y los inconvenientes que ocasiona. En los viajes al espacio y en los recorridos por la Luna, el polvo se adhiere a los aparatos y hace que se deterioren antes.

Por eso la NASA ha financiado una investigación para encontrar una solución al problema del polvo, y después de mucho tiempo la solución la han encontrado unos investigadores de la Universidad der Texas en Austin.

Han desarrollado un proceso basado en el uso de nano-partículas que se depositan sobre la superficie que se desea proteger. Estas partículas son totalmente transparentes y cuando se adhieren a la superficie, no permiten que el polvo se pegue a ellas, y éste se desprende por gravedad.

Este proceso tiene varias ventajas:

Una vez aplicado sobre la superficie, no se requiere ningún tipo de energía para que actúe

El proceso es fácilmente aplicable a casi todo tipo de superficies de diversas formas y tamaños

Y algo muy importante es que aunque en un principio se ha diseñado para el espacio, el producto puede ser aplicable a multitud de casos en el día a día. Y por lo tanto su utilización podremos llegar a verla en muchos de nuestros dispositivos.

¿Quien no querría tener una pantalla de ordenador a la que no se pegue el polvo, o el cristal de una ventana limpio de polvo, o en paneles solares que no se degraden por el polvo, o …..  ?  

Las posibles aplicaciones son múltiples y variadas, y en no mucho tiempo podemos verlas en la realidad. Además este es otro buen ejemplo de que un desarrollo para el espacio acaba siendo útil en la vida civil.

Se puede ver un vídeo en: https://youtu.be/AFStIh6dles

Ojalá que lo veamos pronto.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES