Está muy claro que ChatGPT es una novedad que se ha puesto muy de moda y que mucha gente habla de ella, algunos la usamos de vez en cuando, y otros más expertos comentan sus ventajas e inconvenientes futuros.

Que es una herramienta nueva y poderosa parece muy claro, y las grandes empresas tecnológicas invierten en esta tecnología y la añaden a sus aplicaciones actuales. Microsoft ya lo ha hecho, Google lo hará pronto, y el resto están pensando la manera de hacerlo.

Algo que hay que explicar a la gente es que esta tecnología no ha aparecido de repente y por casualidad, sino que ha habido muchos años de duro trabajo de “Deep Learning” por parte de los ordenadores ( o sea de los programadores ) para aprender de la mucha información que existe on-line.

Si ahora ChatGPT redacta bien es porque lo ha aprendido de la inmensa cantidad de información existente en WEB’s de periódicos, revistas, Wikipedia, APP’s, etc ….de todos ellos ha extraído y extrae información.

A continuación ha habido muchas miles de horas de trabajo de muchas personas que han “enseñado” al sistema ( training ) a ser más sofisticado y más parecido a las personas, para que sus respuestas pareciesen realizadas por una persona, pues eso es lo que nos gusta recibir.

Y para rematar, también ha sido de gran ayuda la participación de mucha gente usando el servicio de ChatGPT, pues al usarlo el sistema realizaba sus respuestas que eran monitorizadas por la gente de OpenAI, y estos podían corregir y mejorar las respuestas del “sistema”, haciendo que prendiese de si mismo. Cuanto más se usaba más aprendía y mejor lo hacia.

La aparición de OpenAI ha sido el penúltimo paso, al que rápidamente han seguido otros conocidos ( Microsoft, Google, etc … ), y estoy seguro que otros aún desconocidos pero que están trabajando duro.

Algunos expertos ya están hablando del futuro de esta tecnología, aventurando por donde podría ir, y por supuesto todo eso son suposiciones que se pueden cumplir o no. El futuro está por desarrollarse.

Pero lo que tengo claro es que no deseo perder mi privacidad ni mi libertad. No quiero que exista ningún “sistema” que me controle ni me coarte, por muy inteligente que sea. Por encima de mi libertad no debe de haber nadie.

Y eso tenemos que tener claro que debe defenderse con uñas y dientes.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES