El 9 de enero de 2024, el Parlamento noruego aprobó una reforma legal que permite la apertura progresiva de los fondos marinos a la explotación minera. Esta decisión, que podría convertir a Noruega en el primer país del mundo en comercializar la minería de aguas profundas, ha sido recibida con reacciones encontradas, con defensores y detractores que destacan tanto las ventajas como las desventajas de esta nueva actividad.

Los partidarios de la extracción de minerales del fondo del mar señalan una serie de ventajas potenciales, entre las que destacan:

  • Su contribución a la economía: la minería de aguas profundas podría generar miles de puestos de trabajo y cientos de millones de euros en ingresos fiscales para Noruega.
  • Su papel en la transición energética: los minerales extraídos del fondo del mar son esenciales para la fabricación de tecnologías verdes, como las baterías, los paneles solares y los motores eléctricos.
  • Su potencial para reducir la dependencia de los recursos extranjeros: Noruega cuenta con importantes reservas de minerales críticos, lo que le permitiría reducir su dependencia de los suministros extranjeros.

En concreto, los minerales extraídos del fondo del mar son esenciales para la fabricación de:

  • Baterías: el litio, el cobalto y el níquel son fundamentales para la fabricación de baterías de iones de litio, que son utilizadas en una amplia gama de dispositivos electrónicos, desde teléfonos móviles hasta vehículos eléctricos.
  • Paneles solares: el silicio, el cobre y el indio son necesarios para la fabricación de paneles solares, que son una fuente de energía limpia y renovable.
  • Motores eléctricos: el cobre, el níquel y el cobalto son utilizados en la fabricación de motores eléctricos, que son más eficientes que los motores de combustión interna y producen menos emisiones contaminantes.

Como resumen se puede decir que la decisión es puramente económica. Noruega podría dar trabajo a más gente, teniendo una actividad industrial nueva, y podría aportar materiales necesarios para fabricar productos tecnológicos, que hoy se consiguen en otros países. Materiales que van a seguir siendo escasos en el futuro, y que tendrán un alto valor.

Foto de Suki Lee

Los detractores de la extracción de minerales del fondo del mar destacan una serie de riesgos potenciales, entre los que destacan:

  • Sus impactos ambientales: la minería de aguas profundas podría causar daños significativos al medio ambiente marino, afectando a la biodiversidad, la calidad del agua y el clima.
  • Su impacto social: la minería de aguas profundas podría desplazar a las comunidades costeras y generar conflictos sociales.
  • Su coste: la minería de aguas profundas es una actividad costosa y de alto riesgo, lo que podría dificultar su rentabilidad.

En concreto, los impactos ambientales potenciales de la minería de aguas profundas incluyen:

  • La contaminación del agua: los residuos de la minería, como los metales pesados y los productos químicos, podrían contaminar el agua de mar, afectando a los organismos marinos.
  • La destrucción del hábitat: las operaciones mineras podrían destruir el hábitat marino, afectando a las especies que viven en el fondo del mar.
  • El cambio climático: la minería de aguas profundas podría contribuir al cambio climático, ya que genera emisiones de gases de efecto invernadero.

Y hay un tema muy delicado, que es la sostenibilidad de estas actividades mineras. La cuestión de si la extracción de minerales del fondo del mar es sostenible o no es muy compleja y aún no ha sido resuelta, pues es muy difícil de establecer por anticipado los daños ambientales que pueden crearse.

En última instancia, la sostenibilidad de la extracción de minerales del fondo del mar dependerá de una serie de factores, entre los que destacan:

  • El desarrollo de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente: el desarrollo de tecnologías más respetuosas con el medio ambiente, como el uso de robots submarinos para la extracción de minerales, podría reducir los impactos ambientales de la actividad.
  • La aplicación de estrictas normas ambientales: la aplicación de estrictas normas ambientales podría ayudar a proteger el medio ambiente marino de los impactos de la minería.
  • La participación de las comunidades locales: la participación de las comunidades locales en la toma de decisiones sobre la minería de aguas profundas podría ayudar a reducir los conflictos sociales.

La aprobación de la extracción de minerales del fondo del mar en Noruega es un hito importante que podría tener un impacto significativo en el medio ambiente, la economía y la sociedad. La sostenibilidad de esta actividad dependerá de una serie de factores, que deberán ser cuidadosamente considerados antes de su puesta en marcha a gran escala.

Las experiencias del pasado nos indican que las presiones y los intereses económicos acaban anteponiéndose a otro tipo de razones, y así seguimos esquilmando y degradando nuestro planeta.

Creo que es una decisión bastante penosa.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES