Hace ya unas decenas de años apareció un modelo de coche que se denominó SUV ( de Suburbano ), que era de “gran tamaño” y que a la gente le gustó y le sigue gustando, y como los fabricantes de coches tienen mayores beneficios con estos modelos ( se venden más caros y cuestan casi lo mismo de fabricar ), no dejan de promocionarlos.

En la actualidad hay más de 330 millones de vehículos de este tipo circulando por el mundo, y podemos comprobar que nuestras ciudades están llenas de ellos. Al ser de mayor tamaño, ocupan un mayor espacio, lógicamente pesan más, y por lo tanto consumen más y también contaminan más.

Desde el punto de vista medioambiental y de la eficiencia estos coches son un contrasentido, pero a mucha gente les gusta. Y si tenemos en cuenta el reto de eliminar la contaminación que producen nuestros coches, es absurdo ver coches grandes circulando por nuestras ciudades y carreteras, para desplazar al mismo número de personas que transporta un coche normal. Es un tipo de transporte que resulta más costoso y más contaminante.

En muchos sitios y en diferentes momentos se ha criticado el uso de estos coches, pero eso no ha detenido que crezca su número, y quizás por ello en ciertas ciudades están poniendo inconvenientes para que aumente su número en ellas

Ese es el caso de Paris, que recientemente ha decidido subir los precios del aparcamiento para este tipo de vehículos. Se trata de “afectar” al bolsillo de las personas para convencerlas de que cambien su vehículo por otro más eficiente y menos contaminante.

Estoy de acuerdo con estas acciones, y creo que deberían de ser aún más agresivas. Si queremos eliminar estos grandes vehículos de nuestras carreteras habría que conseguir que todos sus impuestos fuesen más caros, para desalentar a la gente de su compra. Cuando a la gente se le toca el bolsillo, piensa un poco más en lo que hace.

Cuando nos tomemos en serio el enorme reto que tenemos de la Crisis Climática las Administraciones de todos los países deberían de “convencer” a los fabricantes y usuarios para utilizar coches eficientes y con un mínimo de consumo, porque cuanto menos consuman menos baterías necesitarán.

Y la forma de hacerlo es con impuestos. Si los coches tipo SUV y otras estupideces por el estilo fuesen mucho más caros que los normales, y se les explicase las razones de ese “mensaje” a los ciudadanos, la gente entendería dicho mensaje y una gran mayoría actuaría en consecuencia.

Pero lo que sucede es que la mayoría de los políticos desean tener a TODOS contentos, y solo piensan en su próxima reelección. Y así nos va. Vamos de cabeza a que la temperatura de nuestro planeta se incremente en unos cuantos grados, y a encontrarnos con nuevos problemas que nos hagan la vida más difícil.

Pero ya alguien se ocupará de encontrar algunos “culpables” como pueden ser los emigrantes, los pobres, etc …  Así de injusta es la vida.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES