La irrupción de Open AI y su ya famoso bot  ChatGPT ha supuesto una revolución en el mundo de Internet, y está por ver hasta donde llega su influencia en una parte importante de este mercado.

Después de poco más de dos meses de su aparición en el mercado, ChatGPT tiene ya más de 100 millones de usuarios y la mayoría de ellos ( yo incluido ) se sorprenden de manera positiva de la información que proporciona a las preguntas de esos usuarios.

El sistema es capaz de ofrecer una información detallada y razonada de una pregunta que se le haga, y lo hace con herramientas de IA y usando de la enorme información que hay disponible en Internet.

La información que ofrece ChatGPT es todavía algo limitada, pero va mejorando rápidamente con el uso, y en seguida se han visto las enormes posibilidades que puede ofrecer para los sistemas de búsqueda en Internet, que hasta el día de hoy domina Google, y que además es su fuente principal de ingresos y beneficios.

Entre las grandes empresas Microsoft ha sido una de las primeras en reaccionar y ha invertido 10 billones de dólares en Open AI, se supone que para integrar de alguna manera ChatGPT con su buscador de Internet ( Bing ), e intentar que éste sea más utilizado por los usuarios.

Y como no podría ser de otra manera Google también ha respondido rápidamente diciendo que va a integrar en su buscador de Internet una capacidad de respuesta con IA, y le ha llamado Bard. Y ha prometido ponerlo a disposición de los usuarios en unas “pocas semanas”.

Este cambio, que puede llegar a ser muy profundo, puede modificar bastante la manera de conseguir la información en Internet, y de ahí la reacción de las grandes empresas, en especial de Google que se puede jugar una parte importante de su futuro. Los mayores ingresos de Google vienen de la información que obtiene ( y vende ) de las búsquedas que hacemos en Internet.

Y si eso cambia, TODO podría cambiar. Con lo cual me lleva a otra reflexión, y es que nadie tiene garantizada su posición en el mercado. Ya que hasta la casi todopoderosa Google le ha visto las orejas al lobo, y en pocos meses podría perder la posición de dominio que hoy ocupa en las búsquedas por Internet.

Google dispone de importantes capacidades de IA ( lo ha mostrado en el pasado con proyectos muy relevantes ) y es de esperar que reaccione con prontitud para intentar mantener su posición en el mercado de las búsquedas por Internet. Se juega mucho en el envite.

En poco tiempo veremos lo que sucede, y puede ser interesante.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES