El grafeno es un material bidimensional formado por átomos de carbono dispuestos en una estructura hexagonal. Es el material más fuerte conocido y tiene una excelente conductividad eléctrica. Estas propiedades lo convierten en un candidato ideal para la fabricación de dispositivos electrónicos, pero hasta ahora no se había logrado crear un semiconductor funcional a partir de grafeno.

Hace poco tiempo, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos, y de la Universidad de Tsinghua, China, anunciaron el desarrollo de un material semiconductor basado en grafeno. El material, denominado grafeno dopado con nitrógeno, consiste en una capa de grafeno a la que se le han añadido átomos de nitrógeno. Los átomos de nitrógeno rompen la estructura hexagonal del grafeno, creando una zona de impureza que actúa como barrera de potencial. Esta barrera de potencial es lo que confiere al material sus propiedades semiconductoras.

Los investigadores fabricaron el grafeno dopado con nitrógeno utilizando un proceso de deposición química por vapor. El proceso consiste en exponer una capa de grafeno a un gas de nitrógeno a alta temperatura. Los átomos de nitrógeno se difunden en el grafeno y se combinan con los átomos de carbono, creando las impurezas necesarias para sea semiconductor.

Los investigadores estudiaron las propiedades del grafeno dopado con nitrógeno mediante una serie de técnicas analíticas. Las mediciones mostraron que el material tiene una movilidad de electrones 10 veces mayor que la del silicio, el material semiconductor más utilizado en la actualidad. La movilidad de electrones es una medida de la facilidad con la que los electrones se mueven a través de un material. Una mayor movilidad de electrones se traduce en una mayor velocidad de operación de los dispositivos electrónicos.

Los investigadores también demostraron que el grafeno dopado puede ser utilizado para fabricar transistores. Los transistores son los componentes básicos de los circuitos electrónicos. El equipo de investigación creó transistores de grafeno dopado con una frecuencia de funcionamiento de 100 GHz. Esta frecuencia es del orden de 10 veces mayor que la de los transistores de silicio actuales.

Los resultados de esta investigación son un avance muy importante en el desarrollo de dispositivos electrónicos basados en grafeno. Este grafeno podría utilizarse para fabricar dispositivos electrónicos más pequeños, rápidos y eficientes que los actuales.

Foto publicada por el Instituto Tecnológico de Georgia

El grafeno dopado con nitrógeno tiene el potencial de revolucionar la industria electrónica. Podría utilizarse para fabricar una amplia gama de dispositivos, incluyendo:

  • Microprocesadores: Los microprocesadores son el cerebro de los ordenadores y otros dispositivos electrónicos. El grafeno dopado podría utilizarse para fabricar microprocesadores más pequeños, rápidos y eficientes. Esto podría conducir al desarrollo de ordenadores más potentes y portátiles.
  • Memorias: La memoria es otro componente esencial de los dispositivos electrónicos. El grafeno dopado podría utilizarse para fabricar memorias más rápidas, densas y duraderas. Esto podría conducir al desarrollo de dispositivos con mayor capacidad de almacenamiento y menor consumo de energía.
  • Electrónica de potencia: La electrónica de potencia se utiliza en una amplia gama de aplicaciones, incluyendo los vehículos eléctricos y la generación de energía. El grafeno dopado podría utilizarse para fabricar dispositivos de electrónica de potencia más eficientes y compactos. Esto podría conducir a una reducción del consumo de energía y a la mejora de la fiabilidad de los sistemas de energía.

Pero no se puede vender la piel del oso antes de cazarlo, pues aún quedan algunos retos importantes por resolver.

Uno de los retos es el desarrollo de métodos de fabricación más eficientes y escalables. El proceso actual de deposición química por vapor es relativamente lento y costoso.

Otro reto es el desarrollo de métodos para controlar las propiedades del grafeno dopado con nitrógeno. La cantidad de nitrógeno que se añade al grafeno afecta a sus propiedades semiconductoras. Los investigadores deben desarrollar métodos para controlar la cantidad de nitrógeno con precisión para poder crear materiales con las propiedades deseadas.

A pesar de estos retos, lo que está claro es que el grafeno dopado es una tecnología prometedora con el potencial de revolucionar la industria electrónica. Solo falta esperar unos pocos años para ver como evoluciona.

Se puede ver un vídeo en: https://youtu.be/gWUX2OTqkEo

Y algo muy importante que debemos de tener en cuenta, son los muchos años que los investigadores han pasado trabajando con el grafeno para intentar darle nuevas propiedades. Estas cosas no suceden por casualidad, hay mucho trabajo y tiempo invertido, y los investigadores deben de ser felicitados por ello.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES