He leído en muchos artículos que algunos piensan que no hay suficiente litio en el mundo para soportar nuestra transición a los coches eléctricos, y a las necesidades de almacenamiento de energía en baterías.

Y eso no está muy claro que sea cierto, aunque tienen razón en preocuparse por ello, pues el litio es un material escaso y limitado en la Naturaleza. Por algo le llaman el “oro blanco“.

Según un Informe reciente del  U.S. Geological Survey  se estima que en la Tierra tenemos 88 millones de toneladas de litio, de las cuales solo 22 toneladas son accesibles para ser extraídas. Pues el resto no se considera que su extracción sea económicamente viable.

Pero también es verdad que hace una década solo se estimaban 13 millones de toneladas, pues se van descubriendo nuevos yacimientos y mejorando los medios de extracción, con lo que aumenta la viabilidad del litio a ser extraído. Es decir, estamos un poco mejor de lo que parecía hace 10 años.

Para fabricar la batería de un coche eléctrico se necesitan 8 Kg. de litio, y una sencilla división nos dice que con 22 millones de toneladas se pueden fabricar baterías para 2 700 millones de coches, que son más del doble de los coches de gasolina que están circulando actualmente en el mundo.

Es decir, parece que puede haber litio suficiente para las baterías de los coches, pero el litio se usa para fabricar todo tipo de baterías para todo tipo de artículos ( ordenadores móviles, etc … ), o sea que la situación no es la ideal aunque parece que no sea desesperada.

Una parte negativa es que el litio es un material escaso en la Tierra, y aunque se encuentren nuevos yacimientos, parece que va a seguir siendo escaso, y por lo tanto caro.

En el año 2021 se produjeron en el mundo 105 toneladas de litio, y para el año 2030 si se cumpliesen los objetivos de electrificación de la economía, se necesitarían de 250.000 a 400.000 toneladas de litio, cosa casi imposible de conseguir pues las minas nuevas de litio tardan años en empezar a estar operativas. Y este es otro dato más para ver que no vamos a conseguir los objetivos necesarios para evitar la catástrofe climática a la que nos dirigimos con la mayor de las alegrías.

Y otra parte negativa es que para la obtención del litio se consumen enormes cantidades de agua, que además contaminan y afectan al entorno. Pero como contraprestación, he leído de una mina de litio en Manitoba ( Canadá ) que está consiguiendo litio de manera sostenible y no contaminante. Lo que indica que la extracción se puede mejorar mucho si se quiere hacerlo.

El resto es positivo, pues se están mejorando las baterías de litio, para usar menos cantidad de litio en ellas modificando sus otros componentes internos.

Y además se está investigando mucho en todo el mundo en la obtención de nuevas baterías con otros componentes más abundantes en la Naturaleza y menos costosos. Pero eso tardará años en llegar al mercado.

Con todo esto, parece que en los próximos años va a seguir habiendo litio, pero escaso y caro, por lo que las baterías de litio seguirán siendo caras, y eso no ayudará a que cambiemos los coches de gasolina por otros eléctricos.

En consecuencia, seguiremos contaminando y empeorando la situación de nuestro clima, y no cumpliremos los objetivos de electrificación para evitar el cambio climático. O sea, que tenemos un futuro más bien negro ( lo digo por el color de la contaminación ).

Y ojalá me equivocase !!

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES