No hay día que no se produzca alguna noticia en el mundo de los coches eléctricos, y hace poco la empresa centenaria Ford ha decidido dividir su empresa en dos unidades de negocio independientes.

Y a esas unidades de negocio las ha llamado Ford Blue que va a seguir fabricando coches con motores de combustible; y Ford Model E que va a fabricar todos los coches eléctricos.

Porque hoy el negocio de Ford como el de todas las empresas “antiguas” automovilísticas se basa en la venta de los coches con motores de combustible, y ese dinero lo necesitan para soportar las enormes inversiones que se requieren para los nuevos coches eléctricos.

La aparición de Tesla y su éxito mundial fabricando en USA, Asia y Europa, y entregando más de un millón de coches al año, ha revolucionado todo el mercado; y cada empresa se adapta a la nueva realidad como mejor puede.

Todas las empresas dicen volcarse con el coche eléctrico, pero sus beneficios los obtienen todavía con los coches convencionales de gasolina. El coche eléctrico es un gran consumidor de recursos económicos, aunque vemos que en el mercado hay mucho dinero decidido a invertir en empresas con nuevas ideas no contaminantes.

Imagen de capital street fx en Pixabay 

La estrategia que acaba de anunciar Ford es una más, y puede funcionar o no.

El principal problema es que una de las líneas de negocio ( Ford Blue ) tiene un futuro descendente para acabar desapareciendo en poco más de 10 años, y eso a pesar de lo que digan sus dirigentes, no motiva mucho al personal. A nadie le gusta estar en una empresa que sabe que va a desaparecer.

Para poner un poco más difícil la situación de los trabajadores que quedan en la parte “antigua” del negocio, en Ford Blue han anunciado una reorganización para ahorrar 3 billones de dólares, y así poder ayudar a los grandes costos de nuevas inversiones necesarias en Ford Model E.

A los que ganan, les aprietan las tuercas para que ganen un poquito más, y el futuro de su trabajo no lo tienen nada seguro. Pero ese es el mundo de las empresas.

En el caso de otras empresas como Honda y Sony. Anuncian que se unen para formar de manera conjunta una nueva Compañía que se dedique a desarrollar, producir y vender coches eléctricos. Quieren empezar a venderlos en el año 2025.

Honda domina la fabricación de coches, y Sony la electrónica, los ordenadores y el software. Son complementarias para ir juntas a ese nuevo mercado, y los resultados están por ver.

Ninguna empresa tiene asegurado su futuro y todas se han de “reinventar” para intentar seguir estando en el mercado, y más en éste que es “nuevo” y diferente del actual.

Ford lo intenta con esta nueva reorganización y está por ver si tendrá éxito. Pero al menos lo intenta, y eso hay que reconocerlo.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES