En una decisión histórica, el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA) aprobó la venta de pollo cultivado en células en los Estados Unidos. Esto convierte a EE. UU. en el segundo país del mundo, después de Singapur, en permitir la venta comercial de carne cultivada en laboratorio.

Las dos empresas que recibieron la aprobación del USDA son Good Meat, una subsidiaria de Just Eat Inc., y Upside Foods. Ambas empresas utilizan un proceso similar para cultivar células de pollo en un laboratorio.

Primero, toman una pequeña muestra de células de un pollo vivo. Luego, estas células se colocan en una solución rica en nutrientes (azúcares, aminoácidos, sales, vitaminas y minerales) y se cultivan en un biorreactor. A medida que las células crecen, se multiplican y forman tejido muscular y grasa.

Una vez que el tejido muscular ha alcanzado cierto tamaño, se cosecha y se procesa en una variedad de otros productos, como piezas de carne y hamburguesas.

La aprobación del pollo cultivado en células por parte del USDA es un importante paso adelante para la industria de las proteínas alternativas. Allana el camino para que la carne cultivada en laboratorio se venda en restaurantes y tiendas de comestibles en todo Estados Unidos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el pollo cultivado en células aún se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo. Actualmente es mucho más caro que el pollo tradicional y el proceso de producción aún no es escalable. A medida que la tecnología continúe mejorando, se espera que baje el costo del pollo cultivado en células y que el proceso de producción sea más eficiente.

Como el proceso es todavía muy especial y muy caro, estos primeros fabricantes van a ofrecer sus primeros productos a restaurantes muy exclusivos y caros como el del chef José Andrés en Washington

Hay una serie de beneficios potenciales para el pollo cultivado en células. En primer lugar, es una forma más sostenible de producción de proteínas. La producción tradicional de pollo requiere mucha tierra, agua y energía. El pollo cultivado en células, por otro lado, se puede producir en un espacio mucho más pequeño.

En segundo lugar, el pollo cultivado en células se produce sin dañar a los animales. Esto lo convierte en una opción más ética para los consumidores preocupados por el bienestar animal.

En tercer lugar, el pollo cultivado en células se puede adaptar para satisfacer las necesidades nutricionales específicas de los consumidores. Por ejemplo, se puede hacer que tenga más proteínas o menos grasas, según se desee.

La aprobación del pollo cultivado en células en los EE. UU. es un hito importante para la industria de las proteínas alternativas. Es una señal de que la carne cultivada en laboratorio se está volviendo más común y es más que probable que conduzca a una mayor inversión en esta área.

A medida que la tecnología continúa mejorando, el pollo cultivado en células podría convertirse en una alternativa más asequible y sostenible al pollo tradicional, pero aún queda bastante para eso.

Y tengo muy claro que se desarrollarán tecnologías más o menos similares para producir otros tipos de carnes de animales: vacunos, ovinos, peces, etc ….

Y la pregunta que surge es: ¿qué acabaremos comiendo dentro de unos años?

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES