Alemania es el mayor mercado europeo de coches, además de tener a los mayores fabricantes de automóviles del continente, y puede dar una orientación de las futuras tendencias en ese mercado.

Según los datos que se han publicado de los coches vendidos en el año 2023, en Alemania se vendieron 2,8 millones de coches, con un aumento del 7,3% respecto del año 2022. Y las ventas que más aumentaron fueron las ventas de coches movidos por combustibles fósiles, lo cual puede parecer un sinsentido teniendo en cuenta el reto que tenemos de la Crisis Climática.

Algunos expertos justifican este resultado por el fin de las subvenciones para la compra de coches eléctricos, pero creo que es algo más profundo que eso.

Creo que es porque como Sociedad no hemos asimilado que debemos de cambiar de paradigma, incluyendo el tipo de coche a utilizar, y que éste sea no contaminante.

Digan lo que digan los políticos en las reuniones de alto nivel, en Europa y en especial en Alemania, se apoya con total determinación el mercado de los coches de combustibles fósiles, que producen grandes beneficios a sus empresas, y mantienen muchos miles de puestos de trabajo. Es una visión totalmente cortoplacista que ya veremos a donde nos lleva.

Image by Pexels from Pixabay

Dentro de poco tiempo veremos que los coches chinos eléctricos habrán conseguido una parte importante del mercado europeo de automóviles, y los fabricantes europeos se dedicarán a lamentarse y a pedir “ayudas” a sus gobernantes.

Ninguno reconocerá que han estado dormidos en los tiempos de bonanza, y que otros competidores más “despiertos” les han comido parte de la tarta.

Esta es la historia general de las empresas, cuando les va bien tienden a vivir muy tranquilos, y no toman en cuenta a los competidores que les salen por los costados y que algún día les pueden desplazar de su posición privilegiada.

Los fabricantes europeos de coches han trabajado bien durante 100 años, y han desarrollado una industria puntera en el mundo entero. Pero cuando ha llegado el cambio del coche eléctrico, no se han despertado a tiempo, cosa que sí han hecho otros en algunos países asiáticos.

Al final, el tiempo pone a cada cual en su sitio, y en general cada uno recibe lo que ha merecido.  Y está por ver donde se va a quedar en el futuro la industria europea de la automoción.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES