Ámsterdam, la capital de los Países Bajos, ha cerrado su terminal de cruceros para limitar el turismo masivo y disminuir la contaminación. La decisión, que se tomó en diciembre de 2022, y ha entrado en vigor en este año 2023.

El cierre del terminal de cruceros es una medida que ha sido ampliamente apoyada por la población de Ámsterdam. Los residentes de la ciudad han expresado su preocupación por el impacto negativo que el turismo masivo está teniendo en su calidad de vida.

El turismo masivo ha provocado el aumento de los precios de la vivienda, la congestión del tráfico y la contaminación. También ha contribuido a la pérdida de la identidad local y a la degradación del patrimonio cultural.

El cierre del terminal de cruceros es un paso importante para que Ámsterdam pueda proteger su medio ambiente y su cultura. La medida también ayudará a mejorar la calidad de vida de sus residentes.

El turismo masivo ha tenido un impacto negativo significativo en Ámsterdam. Los cruceros son los responsables de una gran parte de la contaminación de la ciudad. Los barcos emiten gases de efecto invernadero, partículas finas y otros contaminantes que perjudican la salud de los residentes y visitantes.

Los cruceros también contribuyen a la congestión del tráfico. Los barcos atracan en el centro de la ciudad, lo que dificulta el movimiento de los coches y los autobuses, pues llegan miles de personas todos a la vez, para ir a los mismos sitios turísticos. La congestión del tráfico provoca contaminación y ruido, y también dificulta la vida de los residentes. Y eso lamentablemente se repita cada día del año.

El turismo masivo también ha provocado el aumento de los precios de la vivienda. Los turistas están dispuestos a pagar más por alojarse en Ámsterdam, lo que ha hecho que los precios de la vivienda se disparen. Esto ha hecho que sea difícil para los residentes de la ciudad encontrar un lugar donde vivir.

El cierre del terminal de cruceros es una medida que ayudará a reducir el impacto negativo del turismo masivo en Ámsterdam. La medida también ayudará a mejorar la calidad de vida de los residentes de la ciudad.

El cierre del terminal de cruceros no afectará apenas al turismo en Ámsterdam. La ciudad seguirá siendo un destino popular para los visitantes. Sin embargo, los turistas tendrán que llegar a la ciudad en otros medios de transporte, como el tren o el autobús. Esto ayudará a reducir la contaminación y la congestión del tráfico.

El cierre del terminal de cruceros es un paso positivo para Ámsterdam, y para cualquier ciudad que sufra el mismo problema. La medida ayudará a proteger el medio ambiente, la cultura y la calidad de vida de la ciudad.

La medida me parece muy acertada, y espero que se aun buen ejemplo para otras ciudades ( como Barcelona ) que sufren el mismo problema de la masificación del turismo.

Y por otro lado, el turismo de crucero es uno de los peores en cuanto a la contaminación que provocan, pues esos barcos son verdaderos vertederos de contaminación.

¿ Cuándo nos daremos cuenta de ello y actuaremos en consecuencia ?

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES