La UE ha marcado el objetivo que el transporte aéreo sea neutro en carbono en el año 2050, y la mayor dificultad la tienen las empresas aeronáuticas que fabrican aviones de gran tamaño.

Por lo tanto, estas empresas aeronáuticas que fabrican aviones grandes ( Boeing y Airbus especialmente ) tienen muy claro que el principal PROBLEMA que tienen en su negocio es la contaminación atmosférica que generan los motores de sus aviones.

Y las baterías no son la solución a su problema. El tema pasa por cambiar el tipo de combustible para alimentar a unos motores que deben de ser capaces de poner en el aire a unas moles de más de 100 toneladas.

Desde hace años se están probando los combustibles alternativos ( SAF ), también llamados biocombustibles que se obtienen de diferentes residuos y/o plantas. Pero eso llevará muchos años y las empresas buscan todo tipo de alternativas en paralelo.

Una posibilidad, aunque nada fácil, es el hidrógeno. Por diversos caminos se está también trabajando en intentar conseguir hidrógeno de manera no contaminante, pues es un combustible que proporciona mucha energía a pesar de la dificultad de su manejo.

No hace mucho Airbus ha comunicado que en unos pocos años harán pruebas con hidrógeno para alimentar a un avión A380 ( el modelo más grande que ellos han construido y que ya está fuera de producción serie).

Airbus va a trabajar en este proyecto con empresas que fabrican motores aeronáuticos ( GE y Safran ), pues ellas también están más que interesadas en llegar a resultados positivos. Todas ellas se juegan mucho.

En ese avión prototipo colocarán depósitos de combustible especiales para hidrógeno, así como uno o más motores en la parte posterior del avión que funcionarán solo con hidrógeno, y podrán probarlo en condiciones de vuelo real.

Como es lógico, primero probarán los motores en tierra, luego en vuelo, y dentro de bastantes años ya se verá a que resultados han llegado. Es un proyecto a bastante largo plazo, pero que afecta de forma muy directa al futuro de su negocio.

Según vaya pasando el tiempo y todos veamos los problemas generados por la contaminación que generamos, habrá más personas sensibilizadas por este problema y que posiblemente decidan no viajar en avión a menos que sea estrictamente necesario. O sea, casi nunca.

Y eso es lo que mueve a estas empresas a buscar alternativas para que se mantenga su negocio. Y el hidrógeno es un combustible que no genera contaminación, luego tendrán que ver la manera de usarlo tanto como posible.

Otros se preocuparán de que ese hidrógeno se genere de modo ecológico sin contaminar el ambiente.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES