La constante evolución tecnológica nos trae consigo nuevos dispositivos que prometen revolucionar la forma en que interactuamos con el mundo. Sin embargo, este avance no viene exento de riesgos, especialmente en lo que respecta a la privacidad. Dispositivos como las gafas de realidad aumentada (RA) y los anillos inteligentes (smart rings) plantean nuevas preocupaciones sobre la cantidad de datos personales que se pueden recopilar y cómo se utilizarán.

Las gafas de RA y los smart rings son capaces de recopilar una gran cantidad de datos personales, incluyendo:

  • Información visual: Estos dispositivos pueden grabar vídeo y tomar fotos de nuestro entorno, lo que puede revelar información personal sensible como nuestra ubicación, las personas con las que interactuamos y nuestras actividades cotidianas
  • Datos biométricos: Algunos dispositivos pueden recopilar datos biométricos como el ritmo cardíaco, la presión arterial e incluso la temperatura corporal
  • Información de comportamiento: Los dispositivos pueden registrar nuestros patrones de movimiento, las aplicaciones que utilizamos y la forma en que interactuamos con el mundo digital

La cantidad de datos que se pueden recopilar con estos dispositivos es enorme y, si no se protege adecuadamente, podría ser utilizada para diversos fines sin nuestro consentimiento.

A modo de ejemplo, las gafas de realidad virtual de Apple tienen 12 cámaras ( 6 para ver el mundo exterior, 2 de alta resolución para vídeo, y 4 para controlar el movimiento de los ojos ), y además disponen de un sensor Lidar y otro TrueDepth 3D. Con lo que recogen una enorme cantidad de datos del usuario.

Si bien estos dispositivos pueden ayudarnos a hacer nuestra vida más fácil, hemos de ser conscientes de como funcionan y los datos que recopilan, y tomar las medidas adecuadas para proteger nuestra privacidad.

Se debe de ajustar la configuración de privacidad para limitar la cantidad de datos que comparten con terceros. Además de usar contraseñas seguras y mantener los dispositivos actualizados con los últimos parches de seguridad.

Algo importante es ser selectivo en cuanto a qué dispositivos y aplicaciones permitimos en nuestra vida diaria. Si un dispositivo ( o aplicación ) no ofrece suficientes garantías de privacidad o transparencia en cuanto al uso de datos, creo que es mejor evitarlo que arriesgar nuestra privacidad.

Y además de lo que podamos hacer por nosotros mismos, se necesita promover la acción gubernamental para que se promueva la privacidad, creando regulaciones estrictas sobre la recopilación y el uso de datos personales.

No nos creamos la enorme falacia de las grandes empresas cuando dicen que estos controles limitan el desarrollo tecnológico. Es una gran mentira para seguir espiándonos con total impunidad y obtener enormes beneficios con ello.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES