Visitas: 5

Cada vez que leo una noticia obre una empresa que anuncia una nueva batería de estado sólido, diciendo que dentro de poco estará en producción y que espera revolucionar el mundo de los coches eléctricos, no puedo resistir la sonrisa. Pero he comprobado que mucha gente se lo cree.

En una reunión que tuve con unos amigos hace unos días, salió de manera colateral el tema de los coches eléctricos y unos cuantos de ellos aconsejaban al resto que debían de esperar poco más de un año para poder comprar los nuevos coches eléctricos con baterías de estado sólido, pues tendría precios similares o menores a los actuales, y características técnicas mucho mejores que los coches que hoy están a la venta.

Y eso es porque la gente se cree lo que ve, oye o lee en las noticias, sin hacer ningún tipo de análisis por su parte. Y porque los que promueven esas noticias en los medios tampoco saben de lo que hablan, y repiten lo que han escuchado a otros aparentando saber de lo que hablan.

He trabajado durante 40 años en temas industriales, y conozco de primera mano lo difícil que es pasar de una idea o un prototipo de laboratorio, a un producto fabricado en serie, fiable y que se pueda vender con seguridad. 

Por lo que deduzco de las noticias, parece que las baterías de estado sólido podrían llegar a ser una buena alternativa de las de ión-litio actuales. Pero creo que están a una década de llegar al mercado en condiciones de: precio adecuado, especificaciones, seguridad de funcionamiento, etc ….

Si os fijais bien en los anuncios de nuevas baterías de estado sólido, yo nunca he visto nada relacionado con el coste esperado de las mismas comparadas con las de ión-litio. Y eso me hace sospechar que los fabricantes están bastante lejos de ser capaces de fabricarlas a precios competitivos con los actuales. Y por eso no dicen nada.

Y eso no es nada malo, es algo normal. Los nuevos productos al inicio son más caros y se necesita bastante tiempo para que los fabricantes sean capaces de abaratar sus costes. Y eso requiere un cierto tiempo.

Para que un nuevo tipo de batería sea validada por el mercado y adoptada por la industria necesita “demostrar” su: seguridad, duración, características técnicas, costo, impacto medioambiental, etc ….  Y eso queridos amigos tardará unos cuantos años.

Pero es verdad que dentro de algún tiempo es más que posible que tengamos un nuevo tipo de baterías ( de estado sólido ) que resuelvan algunos de los problemas actuales de los coches eléctricos.

El tiempo todo lo trae.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES