He leído que un equipo de ingenieros de la Universidad de Colorado ( en Boulder, USA )  ha desarrollado un nuevo diseño de acolchado que ofrece una protección excepcional contra impactos fuertes, al mismo tiempo que es flexible y adaptable para una variedad de aplicaciones.

Si tenemos en cuenta la enorme cantidad de protecciones que usamos en diversas actividades de la vida diaria ( circular en bicicleta, en moto, realizar deportes de contacto, etc … ), este avance tiene el potencial de dar un empuje importante a la industria de la protección personal, y abrir nuevas posibilidades en diversos campos.

El nuevo acolchado se basa en una estructura celular única que imita la estructura de los huesos humanos. Las células están compuestas por un material flexible pero resistente que puede absorber y disipar la energía de un impacto. La estructura celular también permite que el acolchado se flexione y se adapte a diferentes formas, lo que lo hace ideal para una amplia gama de aplicaciones.

El material tiene una serie de características clave:

  • Absorción de impactos: El acolchado puede absorber y disipar la energía de impactos fuertes, protegiendo al usuario de lesiones.
  • Flexibilidad: El acolchado se flexiona y se adapta a diferentes formas, lo que lo hace cómodo y versátil.
  • Adaptabilidad: El diseño modular permite personalizar el acolchado para diferentes aplicaciones.
  • Ligero: El acolchado es ligero y portátil, lo que lo hace ideal para su uso en una variedad de entornos.

El nuevo acolchado tiene el potencial de ser utilizado en una amplia gama de aplicaciones, incluyendo:

  • Equipo de protección personal: El acolchado puede ser utilizado en cascos, y otros equipos de protección para proteger a los usuarios de lesiones en deportes, actividades de ocio y trabajos de alto riesgo.
  • Embalaje: El acolchado puede ser utilizado para proteger productos frágiles durante el transporte.

Más abajo se puede ver un vídeo de como el material se comprime bajo una presión, y como se recupera por completo a continuación : https://youtu.be/C0c9fvSemaU

En la actualidad se utilizan diferentes tipos de espumas para realizar estas actividades de protección, pero en general las espumas se comprimen cuando son sometidas a tracción, y en general después no recuperan por completo de nuevo su forma original, cosa que si sucede con este nuevo producto.

Falta tener datos sobre los posibles costos de este nuevo material, pero creo que este nuevo desarrollo puede ser muy interesante para seguir mejorando la seguridad de las personas y de las cosas.

Ojalá lo veamos pronto en el mercado a unos precios competitivos.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES