Para el que no lo sepa, todo el desarrollo de la electrónica de los últimos 70 años se ha realizado sobre el silicio, que es el material con el que se fabrican los chips procesadores.

El silicio es un material muy abundante en la naturaleza, pero para ser usado como sustrato base de los circuitos electrónicos debe de ser purificado a muy alto nivel. Se usan purezas del 99,99999999 % y eso se tardó unos cuantos años en conseguirse. Pero ahora es una tecnología controlada y muy evolucionada.

En la búsqueda de nuevos materiales, los investigadores del MIT y otras instituciones, han descubierto uno nuevo que tiene mejores propiedades semiconductoras que el silicio. Se trata del arseniuro de boro cúbico que tiene la particularidad de proporcionar una alta movilidad tanto a los electrones como a los agujeros ( las cargas negativas y positivas ), a la vez que ofrece además una muy buena disipación térmica.

Dicho así, parece la panacea, pues permite conducir fácilmente la corriente en las dos direcciones, y además disipa muy bien el calor. Algo que no hace el silicio.

El silicio trasmite bien los electrones, pero no los huecos, y no disipa bien el calor. Por eso los circuitos electrónicos se calientan y necesitan el uso de disipadores térmicos para eliminar parte del calor generado en su funcionamiento.

Este nuevo material que han descubierto puede suponer un enorme avance en el mundo de la electrónica, pero aun han de comprobarse todas sus características.

Para empezar, hasta ahora solo se han realizado pruebas con pequeñas cantidades de material, y se deben de generar procesos que permitan obtener material de manera industrial, y además que ese material tenga la pureza adecuada para ser utilizado de manera adecuada, y el coste de todo ello. Y eso puede llevar todavía unos cuantos años.

También se necesita caracterizar su funcionamiento de forma precisa, sabiendo como circulan los electrones y los huecos, como disipa el calor, la estabilidad en el tiempo después de funcionar durante meses y años, etc …

Aún queda mucho trabajo por hacer, para saber si se podría llegar a disponer de un material alternativo al silicio. Pero es una muy buena noticia, pues en principio el material ofrece unas características inmejorables para algún día llegar a sustituir al silicio.

El tiempo lo dirá.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES