Volkswagen, el gigante alemán del automóvil ha anunciado hace poco que necesita reducir parte de su personal para que la empresa siga siendo competitiva, y en especial en el mercado del coche eléctrico.

Casi todas las empresas occidentales de la automoción están en una situación parecida. Se les acaba el maná de los coches de combustión con el que siguen ganado mucho dinero ( tienen todas sus inversiones amortizadas ), y aparece el coche eléctrico que tiene menos componentes y requiere un 30% menos de trabajo para fabricarlo.

Y la conclusión es evidente, les sobra personal para fabricar el mismo número de coches, pero con el problema adicional de la competencia de los coches chinos que son más baratos y con calidades cada día mejores.

Las reducciones de personal en Volkswagen se centrarán en las áreas de producción, ingeniería y desarrollo. La Dirección de la empresa dice que necesita ser más eficiente para poder competir en el mercado de los coches eléctricos, que está creciendo rápidamente.

El Grupo Volkswagen es uno de los principales fabricantes de automóviles del mundo, pero ha tenido problemas para adaptarse a la transición de la movilidad eléctrica. La empresa ha lanzado una serie de coches eléctricos, pero sus precios siguen siendo más altos que los de sus competidores.

Las reducciones de personal son un paso importante para Volkswagen, pero es posible que no sean suficientes para que la empresa sea competitiva en el mercado de los coches eléctricos. La empresa también necesita reducir sus costes de producción y desarrollar coches eléctricos más asequibles.

Las reducciones de personal tendrán un impacto significativo en los trabajadores de Volkswagen. La empresa tiene una plantilla de unos 670.000 empleados en todo el mundo. Las reducciones de personal afectarán a empleados de todas las regiones, y está por definir como se hará.

La mayoría de los grandes grupos automovilísticos occidentales han cometido el mismo error. Hasta ahora han ganado mucho dinero con los coches de combustibles fósiles, y se han dormido en la autocomplacencia, permitiendo que los chinos lideren el mercado de los coches eléctricos y de sus baterías.

Hoy, la situación es la que es, y no va a mejorar. Y como casi siempre, los “paganos” van a ser los trabajadores. No he visto que se haya anunciado el despido de ningún director de alto nivel. Y hoy la empresa tiene un camino difícil por delante.

Las reducciones de personal de Volkswagen son una decisión importante que tendrá un impacto significativo en la empresa. La empresa necesita ser más eficiente para poder competir en el mercado de los coches eléctricos. Sin embargo, las reducciones de personal por sí solas no son suficientes. La empresa también necesita reducir sus costes de producción y desarrollar coches eléctricos más asequibles.

El tiempo nos hará ver como evoluciona.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES_ES