Visitas: 3

Por motivos personales he permanecido los dos meses de verano en casa y sin moverme mucho, y cuando he salido me he encontrado con una situación muy parecida a la que había antes del Covid-19.

Casi toda la gente iba sin mascarilla por la calle y en los establecimientos, el tráfico era tan denso como hace unos años, y después de haber pasado el verano más caluroso de nuestra vida, que es una clara señal de que la Emergencia Climática ya está aquí, observo ( con poca sorpresa, he de decirlo ) que seguimos con nuestra vida de siempre, sin querer enterarnos del serio PROBLEMA que tenemos delante.

Porque el Cambio Climático ( yo prefiero llamarlo Emergencia Climática ) que estamos experimentando es un problema de primer nivel, y casi nadie quiere verlo ni pensar en ello.

Y no se trata de que nos amarguemos la vida, sino de ver lo que nos está pasando, aprender de la experiencia, y empezar a enfocar nuestra vida de una manera un poco diferente, menos consumista, más sostenible. Para poder dejar un mejor futuro a nuestros nietos.

Este verano hemos sufrido olas de calor durante semanas en todo el mundo, ha habido grandes inundaciones y pérdidas de vidas humanas en Asia, junto con sequías. Por todas partes han bajado el nivel de los embalses y los ríos, y en China se han dedicado a intentar conseguir agua de lluvia intentando hacer llover por medios artificiales.

Y en cuanto pasa el pico de los problemas, estamos todos viviendo como si no hubiese pasado nada. Como antes del Covid-19, que fue un aldabonazo muy serio para hacernos pensar un poco sobre nuestra manera de vivir.

Como decía antes, no se trata de rasgarse las vestiduras ni de encerrarse todos en casa, pero sí de pensar en moderar nuestro afán consumista.

Creo que en el mundo desarrollado podemos vivir bastante bien, intentando hacerlo de una manera más sostenible y consumiendo sin tanto entusiasmo. Algunos economistas nos avisan de que habrá que “decrecer” un poco para repartir mejor lo que nos aporta nuestro planeta.

Creo que no podemos seguir consumiendo 1,8 veces lo que el planeta genera, porque lo estamos matando, y no tenemos un planeta alternativo. A veces me sorprende cuando se anuncian viajes a otros planetas lejanos para establecerse allí. Y me pregunto ¿ estamos tontos ? ¿Porque no nos dedicamos a preservar el maravilloso planeta que tenemos ?

Y por favor no llamarme pesimista, porque creo que no lo soy. Me considero un optimista informado, y la información me hace ser más escéptico cada día.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES